Red Eco Alternativo ***

Incendios en la Amazonía aún representan una amenaza latente

La Amazonía, ubicada en el hemisferio sur del continente americano, fue devastada por una voraz ráfaga de incendios que se extendieron por al menos 23 días. Las llamas afectaron miles de hectáreas de la selva compartida entre Brasil, Bolivia, Perú y el pantanal de Paraguay, y aún amenazan a esta reserva natural. 

(Telesur) América Latina - El territorio amazónico en su totalidad es de 5,5 millones de kilómetros cuadrados, repartidos mayoritariamente entre Brasil y Perú, seguidos por Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Guayana Francesa y Surinam.

Brasil fue la nación más afectada por esta emergencia forestal; las llamas se extendieron por la inacción del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien tras el desarrollo de esta catástrofe natural desestimó la ayuda internacional y los incendios en esa área selvática. 

Para el 20 de agosto ya se había contabilizado múltiples denuncias de focos de incendio en la Amazonía brasileña. A través de las diferentes plataformas de redes sociales, los usuarios denunciaron el inicio de las llamas en el estado de Rondonia. 

La parte suroeste de la región Norte de esa nación, fue el epicentro de estas llamas que se extendieron en tiempo récord, devastando en ese entonces unas 500.000 hectáreas, fuego que logró alcanzar incluso territorio boliviano. 

Ante la inacción del Gobierno de Bolsonaro, otros Estados del mundo se pronunciaron para intervenir en la propagación definitiva de las llamas que seguían en curso. 

Francia y el Grupo de los Siete (G-7) fueron los primeros en ofrecer su ayuda para enfrentar los incendios e iniciar labores de salvamento y reforestación de las zonas afectadas. 

El primer mandatario brasileño echó por tierra estos ofrecimientos y criticó estas intenciones tachándolas de injerencistas y colonialistas, posición que elevó el repudio de activistas, defensores del medio ambiente y ecologistas de todo el globo. 

Luego de 19 días de iniciados los incendios en la Amazonía, Bolsonaro decidió autorizar el arribo de un contingente de tropas del Ejército de Brasil para respaldar el ataque de las llamas en la selva amazónica.

Bolivia, segundo afectado por la emergencia forestal amazónica

La región selvática que comparte Bolivia con Brasil se vio en gran medida afectada por los focos de incendio que se gestaron en suelo brasileño.

A diferencia de la administración de Bolsonaro, el presidente de Bolivia, Evo Morales, activó de inmediato un plan de repliegue de las llamas, con el alquiler de una aeronave Boeing 747 SuperTanker, destinado a paliar los incendios en la Chiquitanía cruceña.

Por otra parte, Morales destinó un presupuesto y una organización de mesas de trabajo en cohesión con sus diversos Ministerios para ejecutar labores y planes de salvamento y recuperación de las zonas afectadas en toda esa área selvática. 

Asimismo, el Gobierno boliviano implementó leyes en prohibición de la explotación y ventas de las tierras pertenecientes a la Amazonía, en resguardo además de las poblaciones indígenas apostadas en esos lugares de la selva.

Perú afronta tragedia forestal fronteriza 

De acuerdo con cifras oficiales del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) de Perú, en el mes de julio esta nación inició con importantes incendios que devengaron en al menos 128 focos de llamas en la Amazonía peruana. 

Cuerpos de rescatistas, bomberos y guardabosques se enfilaron a detener las llamas de esta zona selvática fronteriza, donde el humo hizo estragos en zonas aledañas.

Los Gobiernos de Paraguay y Bolivia decidieron unir esfuerzos y cohesionar planes de contingencia ante la emergencia forestal decretada en la zona amazónica suramericana, incendios que hasta el 23 de agosto habían consumido unas 654.000 hectáreas en la parte boliviana.

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!