Red Eco Alternativo ***

EEUU arrojó su bomba más grande en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar, Afganistán

Estados Unidos cometió un crimen de guerra cuando el martes 13 de abril de 2017 arrojó la mayor arma no nuclear nunca usada antes, la GBU-43/Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), una asesina que no discrimina, sobre los afganos-pastunes del distrito de Achin de la provincia de Nangarhar en Afganistán.

(Kadir A. Mohmand - Veterans Today) Afganistán - Con un radio de explosión en superficie de un par de millas de ancho, el mundo no puede ver la carnicería civil ni los cuerpos de los inocentes civiles afganos-pastunes o los cuerpos y los rostros de llanto de los bebés que fueron vaporizados o volados en pedazos minúsculos cuando fueron ilegalmente asesinados por esta monstruosa bomba que no discrimina, ordenada y desencadenada por Trump y sus militares belicistas que quieren matar a los aldeanos pastunes que están en el medio de esta guerra entre los mercenarios de la CIA y el Dáesh, para controlar el tráfico de heroína en esa región. ¿Quién será la voz de estos civiles afganos-pastunes desconocidos, que recibieron la “mierda” lanzada sobre ellos por Trump? Lamentablemente será difícil encontrar alguna evidencia o rastro de sus cuerpos o de su existencia, ya que Trump se aseguró de ello.

Con el uso y testeo de este misil de aire de munición masiva (MOAB) en el distrito de Achin, los EEUU violaron y fueron contra las normas de derecho internacional aplicables en los conflictos armados. Incluso si un área contiene objetivos militares, el Protocolo de Enmienda 1 a los Convenios de Ginebra del año 1977 prohíbe un ataque indiscriminado contra la población civil como el que tuvo lugar el jueves sobre la población civil del distrito de Achin.

A pesar de que Trump y sus generales traficantes de guerra alegan que eran mercenarios del Dáesh en supuestas cuevas o túneles en el distrito de Achin eso no priva a esa población de aproximadamente 100.000 habitantes en el distrito de Achin de su carácter civil. El artículo 51 de la Convención de Ginebra prohíbe los ataques indiscriminados contra la población civil.


El lanzamiento de esta monstruosa bomba de EEUU de 21.000 libras en el distrito de Achin fue un ataque indiscriminado prohibido, debe considerarse un ataque indiscriminado. EEUU empleó un medio y un arma de combate cuyos efectos no podían limitarse a cualquier supuesto objetivo militar, cualquier supuesto túnel o cueva. Esta arma MOAB de 21.000 libras implicaba una explosión a nivel superficie y no un efecto de penetración. Tenía un radio de explosión de millas. Si el supuesto objetivo militar eran túneles o cuevas, entonces por qué era un arma de una clase de bombardeo explosión de la superficie utilizada en lugar de una penetración, bajo tierra bomba antibúnker. Este MOAB, que causó una explosión de superficie con más de un radio de dos millas y que no se limitó a ningún presunto objetivo militar fue un ataque indiscriminado destinado a causar daños y sufrimientos innecesarios a los civiles afganos-pastunes. Además, debe considerarse indiscriminado, ya que fue un ataque contra el distrito de Achin con una monstruosa, nunca antes utilizada, bomba de chorro de aire que se puede prever que causará pérdidas de vidas civiles, heridas a personas civiles, daños a bienes de carácter civil o una combinación de los mismos, que serían excesivos en relación con la ventaja militar concreta y prevista anticipadamente.

¿Por qué Trump y sus generales traficantes de guerra lanzaron esta asesina que no discrimina, la MOAB, en el populoso distrito civil de Achin el jueves 13 de abril de 2017? No es un arma que los EEUU acabaran de fabricar la semana pasada. Fue desarrollada hace algunos años. ¿Es sólo una coincidencia que la semana pasada un boina verde estadounidense muriese en esa zona y una semana más tarde arrojasen esta bomba monstruosa en esa área? Fundado en la sincronización y la extravagante, impulsiva y vengativa conducta de Trump, uno se pone a dudar. Si fue una represalia podría parecer razonable. Los EEUU, dirigidos por Trump y sus generales traficantes de guerra a la cabeza, quisieron castigar a los pastunes-afganos del distrito de Achin por el reciente asesinato del boina verde de EEUU. La represalia es una conducta prohibida por el artículo 51 de la Convención de Ginebra.

Es una vergüenza que EEUU haya cometido un crimen de guerra. En los próximos días el mundo descubrirá la evidencia de que los civiles afganos-pastunes fueron asesinados por esta asesina indiscriminada, la MOAB. La vida de los afganos-pastunes importa. Cada vida individual. Los afganos han sufrido suficiente en las últimas cuatro décadas.

 

 

 
Our website is protected by DMC Firewall!