Paraguay: masacre responde a un “conflicto de clases histórico”

La aprobación de una ley anti-terrorista, legisladores que de manera irregular acceden a tierras del Estado, masacres contra campesinos que quedan impunes y la designación de un ministro del Interior afín a implementar en Paraguay un nuevo Plan Colombia configuran un “panorama desolador” para las organizaciones populares paraguayas.
paraguay_represion.jpgEl viernes 15 de junio ocho policías y 11 trabajadores rurales que ocupaban campos de un ex senador del Partido Colorado en el departamento de Canindeyú fueron asesinados durante el operativo de desalojo.
Un comunicado de la Coordinadora Nacional de Lucha por la Recuperación de Tierras Malhabidas concluyó que la masacre ocurrida en este lugar conocido como Campo Morombí fue consecuencia de un “conflicto de clases histórico en la sociedad paraguaya, producto del sostenimiento por parte de los tres poderes del Estado de un sistema de acumulación y acaparamiento de las tierras en manos de unos pocos”.
Las tierras en disputa fueron entregadas “de manera fraudulenta” al ex senador del Partido Colorado y empresario Blas N. Riquelme, como “supuesto sujeto de la Reforma Agraria”, según el documento.
Las organizaciones también rechazaron el inmediato nombramiento, resuelto por el presidente Fernando Lugo, de Rubén Candia Amarilla como nuevo Ministro del Interior, que tiene antecedentes de “persecución y criminalización de la lucha social”.
“Exigimos al presidente Fernando Lugo el alto al fuego y el retiro inmediato de las fuerzas policiales y militares de la zona de enfrentamiento, y que se garantice el trato humanitario con la presencia de una comitiva interinstitucional”, agregan desde la Coordinadora.
“Estos son muertos de la clase trabajadora, son consecuencia del modelo de despojo”, continuó Ruiz.
Foto: Radio Mundo Real
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd