Red Eco Alternativo ***

Declaración por el Alto el Fuego

Desde el Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los pueblos, Mopassol, queremos hacer llegar nuestras condolencias a las familias de todas las víctimas producto de los hechos ocurridos a partir del 7 de octubre pasado en el marco del conflicto palestino-israelí. Señalamos   como   responsable   de esta violencia   al   gobierno fascista   de    Benjamín   Netanyahu y al Estado de Israel. Porque, desgraciadamente, el genocidio es en Israel una política de estado.

Desde nuestro nacimiento como movimiento por la paz, hace más de 70 años, hemos tenido una posición muy clara respecto de este conflicto: dos pueblos, dos estados. Fue el régimen atroz de exterminio racial que el estado de Israel impuso al pueblo de Palestina y la negación de todos los caminos de la diplomacia de los pueblos que se intentaron, lo que generó esta violencia que hoy estremece al mundo.

El 91% de la población que vive en la franja de Gaza toma agua podrida y contaminada, no goza de la libertad de circulación, viven presos en un pequeño territorio de 362 km2 bajo un bloqueo permanente por cielo, mar   y   tierra   impuesto   por   Israel, donde los niveles de desempleo sobrepasan el 60% y una gran parte de la población sobrevive con menos de dos dólares por día, por lo que Gaza ha sido bautizada como la cárcel a cielo abierto más grande del mundo.

No es mejor la situación en Cisjordania y en Jerusalén Este, donde hay cientos de niños y niñas palestinos menores de 14 años presos bajo el régimen de detención administrativa, que le permite al Estado de Israel mantenerlos en prisión sin proceso judicial, ni contacto con sus familias, ni abogados. Este régimen de Apartheid, es aún peor al que padeció Sudáfrica, pues allí la población negra podía circular por los mismos caminos que la población blanca. En Palestina no hay derecho de circulación para los palestinos.

Las imágenes atroces que vio el mundo esta semana, son las mismas que el pueblo palestino ha sufrido día a día desde hace décadas, sin que los grandes medios de comunicación y los líderes de las    autoproclamadas     potencias     democráticas     del planeta condenen al estado de Israel, su victimario. La historia de las niñas y los niños de Palestina es un trauma colectivo que nos llena de un dolor y nos produce una desesperación infinita. La infancia palestina sufre maltratos diarios a manos de los soldados israelíes, torturas de todo tipo y asesinatos que siempre quedarán impunes, por el simple hecho que el crimen contra palestinos no tiene condena. Para el régimen israelí, los palestinos no expresan la condición humana. Por eso las más elementales reglas de la convivencia y la compasión no se aplican en su caso.

¿Cómo seguimos viviendo con ese dolor? En que nos convertiremos ante tamaña deshumanización?

¡Clamamos a la comunidad internacional para que detenga los bombardeos! ¡Es imperativo un alto al fuego ya, y que se permita la entrada de la ayuda humanitaria ahora! De lo contrario, el Estado de Israel concretará su proyecto de exterminio que desde hace décadas lleva adelante sobre el pueblo palestino.

Solo el fin de la ocupación de los territorios palestinos y el respeto por el derecho internacional podrá ofrecer la paz que tanto soñamos.

Siempre junto a los pueblos que luchan contra la opresión y la explotación, por la paz, la amistad y la cooperación solidaria.

Por una humanidad libre de fascismo.

¡Viva Palestina libre!

Buenos Aires, 13 de octubre de 2023

Mesa Directiva del Mopassol

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd