Red Eco Alternativo ***

Murió Fabián Amaranto Tomasi, la sombra del éxito sojero

Falleció luego de cinco días de internación a raíz de una neumonía, uno de los máximos luchadores contra transgénicos y agrotóxicos. A Fabián Tomasi le habían diagnosticado polineuropatía tóxica y atrofia muscular progresiva en 2012. Su humor y su inmensa dignidad lo salvaron más allá de su expectativa de vida de seis meses, dicen alguna gente de tanta que lo apreciaba. Red Eco Alternativo

(Alejdandro Ordosgoiti para Red Eco) Argentina-  Contrajo la enfermedad por estar con contacto con los venenos, ninguno de sus empleadores le advirtió los riesgos y trabajaba sin protección, como tantos otros. Protagonista del libro del periodista Patricio Eleisegui, Envenenados, que lo transformó en símbolo mundial de la lucha, también fue uno de los retratados por Pablo Piovano para su ensayo fotográfico, El costo humano de los agrotóxicos.

“La sombra del éxito sojero”, como se definía Fabían, fue caso testigo de la indiferencia asesina del agronegocio. Algunos decían que era un fabulador, o una víctima de una diabetes preexistente. "Nadie sabe cómo estos millones de toxinas que se hunden en el suelo están afectando nuestra salud. No hay estudios a largo plazo. Científicos de la Universidad de La Plata visitaron Basavilbaso. Encontraron el veneno en nuestra agua y en el aire. Aquí en Argentina fuimos siempre un laboratorio de negocios agrícolas y una industria química desde que Monsanto entró en el país bajo circunstancias sospechosas en el año 1996”, sostuvo Tomasi en una entrevista con un periodista alemán.

Ese año, el gobierno de Carlos Menem aprobó la utilización de cultivos transgénicos. Así, todas las localidades del interior del país fueron quedando rodeadas de campos extensivos de soja, aunque también de maíz y trigo, con semillas transgénicas. Una política que continúa desde esos años a estos días, con los beneficios económicos de la tonelada de soja a US$ 400 para unos pocos algunos años, y las muertes y enfermedades para miles, o más, durante décadas. 12 millones de personas afectadas por el modelo afirma la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, y consecuencias por el consumo de alimentos, agua y lluvia para un número aún no determinado. No en todos lados del mismo modo, por ejemplo en Canals, Córdoba, las muertes relacionadas con cáncer ascendieron al 55% de la población. Una política impulsada por gobiernos nacionales desde el 90 a la actualidad, con especial protagonismo del Ministerio de Ciencia y Tecnología, ahora secretaría, a cargo de Lino Barañao, único funcionario en continuidad de la transición de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri.

“Se me viene a la mente la foto de una criaturita acurrucada y marcada por todo su cuerpito, que un amigo le hizo para que esa foto se pueda tocar y percibir como tiene realmente la piel ese niño. ¿Qué otra cosa vale la pena hacer que esto? Bien o mal, pero lo hacemos. Me acuerdo de las escuelas especiales que llevan un nombre mentiroso, todos los chiquitos que entran con cáncer en el Garrahan y que lo primero que hizo este gobierno fue intentar bajarles el presupuesto, entre otras cosas, como bajar las retenciones a la minería y a la soja, pero más allá de todo esto hay que vivir, seguir viviendo y no sin haber hecho lo posible”, concluyó Tomasi en una columna para la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) en 2016.

“El campo nunca estuvo tan bien como ahora. El problema es que si esta sociedad empieza a pensar más con el bolsillo que con el corazón, estamos mal. Entiendo que hay un tiempo para la ignorancia, y también hay un tiempo para el miedo, para preguntarse ¿de qué voy a vivir? o ¿qué me puede pasar si hablo?”, y Fabián siguió: “entiendo que hay miedo, pero eso no nos puede definir, entiendo todo, pero hay un límite, ¿cuántos muertos y daño piensan cargar sobre las espaldas antes de hablar?, les estoy hablando a las autoridades gubernamentales, las multinacionales que se dedican a esta actividad de la agricultura industrial”.

“La gente que sabe de estas cuestiones es mucha más que hace unos años, hay mucha más gente involucrada, y hoy no es una rareza hablar de Monsanto, del glifosato, o los transgénicos”, dijo Tomasi en la misma entrevista, aunque cuestionó que “hay una resignación a que las cosas son así, a que si no, ¿de dónde va a venir el dinero que viene día a día?, estoy hablando de la parte política, o una actitud de qué me importa, sigamos hasta que todo reviente”.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd