Repudian el “Parque del negacionismo” en Campo de Mayo

A través de un comunicado, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos afirmaron que, a pocos días de un nuevo aniversario del golpe genocida de 1976, una vez más es necesario volver a poner palabras los sentimientos de horror, bronca, indignación contra la injusticia del negacionismo en manos del poder estatal.

El comunicado continúa: “Ya denostaron lo que por ley fue destinado como ‘sitio de la memoria’, en la Base Aérea de El Palomar en 2014, y seguirán intentando invisibilizar los años más profundos del terror.

Qué sentires recorren nuestros cuerpos.
Que insomnes pensamientos cuando otra vez quieren tapar con un manto de silencio nuestra historia.
Que sublevaciones al ver cómo nos hablan del paraíso, cuando nos llueven balas como granizo...

Nombres. Rostros. Historias. Miles de nombres. Miles de rostros. Miles de Historias. El genocidio argentino. Heredero del nazismo y el facismo y el colonialismo.
Los campos de concentración y exterminio. Productos de esta sociedad. Occidental. Capitalista. Patriarcal. Los campos, un adentro y un afuera, que tanto en Polonia como en Argentina, dejaron huellas muy profundas en nuestros pueblos. Heridas que no se cierran, que no se van a cerrar, que son parte del presente, porque duelen hoy.

El presidente Macri anunció en la apertura de las sesiones legislativas el pasado 1 de marzo, que Campo de Mayo, uno de los mayores campos de concentración de la dictadura, será convertido en un Parque Nacional. Lo repudiamos. Lo denunciamos. Exigimos lo mismo que venimos exigiendo hace décadas: que nos digan donde están todos y cada uno de los desaparecidos, que abran los archivos de la dictadura donde están los nombres y apellidos de todos los asesinos. Exigimos que nos digan dónde están los bebés que nacieron en cautiverio. Exigimos que Campo de Mayo sea desafectado de toda función militar, que se escarbe hasta el último de sus rincones para encontrar los restos de nuestros compañeros y compañeras.
Eso es lo que venimos exigiendo desde hace décadas. A todos los gobiernos. En todos los campos de concentración y exterminio de la dictadura.

¿Qué dirán a los niños y niñas que vayan a jugar a ese ‘parque’? ¿Que se sienten sobre los restos de Pedro y María, de Juan y José? ¿Convocarán a las familias a sentarse bajo los mismos árboles que fueron testigo de la atrocidad genocida? ¿Invitarán a hacer un asado en los lugares donde se quemaban los cuerpos torturados de nuestros compañeros? ¿Se correrán carreras y torneos donde corrió la sangre? ¿Se montarán oficinas y espacios de trabajo bajo la órbita del ministerio que dirige Bergman? ¿Se intentará una vez más, decir que no van a tocar los lugares donde estuvieron engrillados y encapuchados nuestros compañeros y compañeras, y que el resto debe ser aprovechado para los vecinos, como si todas las 8000 hectáreas de Campo de Mayo no hubieran estado en función del genocidio?
Anuncia el presidente que ‘será uno de los parques nacionales urbanos más grandes del mundo’.
En su discurso el negacionismo es carne y convicción”.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd