Red Eco Alternativo ***

Ford genocida: Directivos condenados

El ex jefe de Manufactura de la empresa, Pedro Müller, recibió 10 años de prisión; el ex jefe de Seguridad de la planta, Héctor Sibilla, 12 años, al ser considerados partícipes necesarios de detenciones ilegales y tormentos agravados contra 24 víctimas durante la última dictadura cívico militar.

El Tribunal Oral Federal 1 de San Martín condenó además a 15 años a Santiago Riveros, ex titular de Institutos Militares del Ejército, también por el delito de allanamientos ilegales.

En su etapa de instrucción, que comenzó en 2002, la causa tenía a su vez como imputado al gerente de relaciones industriales de la automotriz, Guillermo Galarraga, a quien se le atribuye, junto con Müller y Sibilla, permitir la instalación de un centro clandestino en la fábrica y señalar a los trabajadores que debían ser secuestrados y torturados. Tras varios planteos dilatorios por parte de las defensas, el juicio se inició en diciembre de 2017 cuando Galarraga ya había fallecido impune.

Desde el Centro de Estudios Legales y Sociales expresaron que la causa Ford da cuenta de un sistema de complicidad entre empresarios, personal jerárquico de la empresa, gobierno militar y miembros del Ejército; y demostró la participación que tuvieron los civiles en los secuestros y torturas contra obreros de la planta que la multinacional tiene en General Pacheco.

“El 7% de los civiles acusados por delitos de lesa humanidad son empresarios. La dictadura fue la oportunidad que vieron algunos directivos de empresas para resolver de manera represiva los conflictos laborales y aumentar sus ganancias. Pusieron a disposición de los militares recursos materiales, como autos e instalaciones, dieron listas de personas, y de esa forma pasaron a ser un eslabón más en la estructura del terrorismo de Estado”, agregaron.

Los jueces del TOF 1 de San Martín dispusieron que los condenados cumplan sus penas en cárceles comunes del Servicio Penitenciario Federal, pero esto ocurrirá recién cuando éstas queden firmes. Mientras tanto, Müller y Sibilia seguirán en libertad y Riveros continuará detenido por tener condenas previas.

Para la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, “Ford marcó trabajadores sindicalizados, elaboró listas negras, aportó las camionetas en donde esos trabajadores fueron secuestrados de sus puestos de trabajo y los quinchos de la planta para que fueran allí torturados.

La intervención civil de una empresa multinacional de la envergadura de Ford en el plan sistemático de exterminio de grupos nacionales como han sido los colectivos obreros organizados, es una prueba más del Genocidio.

La valiente posición de los sobrevivientes, testigos y familiares demostró  la intervención y los aportes de la empresa en los secuestros y las torturas  –que se llevaron a cabo con personal del Ejército dentro de la planta y con camionetas de la propia Ford-,  de los trabajadores (…).

Genocidio del cual las empresas del grupo Ford (Ford Motors, Transax S.A., Philco Argentina.) se endeudaron durante la época en la que formaron parte del gobierno, y al final de la dictadura transfirieron la deuda al estado, que aún el pueblo de la Argentina sigue pagando”.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd