Red Eco Alternativo ***

Los carnavales de Unquillo siempre llegan con represión

En la localidad cordobes de las Sierras Chicas, crecieron los relatos sobre abuso policial, y procedimeintos ilegales y durante el carnaval no hay excepción. El foco se traslada a la cara visible del centro, porque ante todo hay que mostrar “un carnaval limpio y seguro”. Por Mucho Palo Noticias

El municipio de Unquillo, sin importar el gobierno de turno, es de esas ciudades que no importa si esta todo mal, mientras la fiesta salga bien.

Pero año a año el jolgorio se decolora y desgasta en su sentido popular y barrial que la caracterizó en la zona serrana. Una fecha esperada por muchos.

En primer lugar dejó de ser libre y gratuito, después se desfinanciaron los proyectos barriales de murgas y nunca falto la represión policial contra jóvenes unquillenses.

Años atras hubo hechos de golpizas que derivaron en la muerte de un joven. Caso que bien pudo repetirse en diciembre cuando una familia humilde de barrio San Miguel presentó un Habeas Corpus en Tribunales II porque la policía habia entrado ilegalmente a su domicilio la madrugada del 25, y le propinó una golpiza a dos pibes que estaban durmiendo. Encima en la comisaría las madres recibieron el patetico argumento del escribiente:“como vamos a denunciar a un compañero!”.

Se hizo cotidiano escuchar este tipo de relatos tanto en la comunidad como en redes sociales: “Entró un pibe re duro a mi patio, ni se movía, me asusté, pensé que le había pasado algo, llame a la policía para que lo saque y lo lleve, no se... al hospital”, dice una vecina asombrada por lo que devino luego. Agrego que le dio mucho miedo cuando la policía llegó, sacó al joven a los golpes, e hizo lo propio en la vereda. Luego lo dejó tirado e inconsciente, metros mas allá de donde estaba adentro en el patio de la casa. “Fuimos a la comisaría a denunciar lo que habían hecho, estuve horas esperando un comisario o alguien que me tomara la denuncia... si me asusté del pibe que cayó en mi patio, después me dio miedo lo que la policía le podría haber hecho. Mirá si lo mataban”, se lamentó.

Y el carnaval llego a Unquillo y el nefasto ejercio del abuso policial se trasladó al centro: “En Unquillo, a dos cuadras del carnaval y la espuma loca, la policía en otro de sus operativos violentos y abusivos, metia de los pelos y a las patadas, a dos jóvenes en un móvil”, asi comienza el relato en las redes sociales, una postal repetida en cada carnaval.
Y agrega.. “Frenamos y filmamos, pidiéndoles que paren, recordándoles lo ilegal de su destrato. Ellos siguen, siguen, siguen. Como siempre, como todos los días. Quienes ahí parados miran como si nada, empiezan a pedirnos que sigamos nuestro camino al grito de "son choros". Listo hermane, eso valida la cagada a palos descarnada que les están metiendo. Genios de la vida. Le pregunto al pibe acorralado en el piso, cómo se llama, “Santiago Guevara” alcanza a decirme mientras se lo llevan de los pelos y nadie dice una palabra”.

Un relato que termina en un nombre, una historia, un pibe, no se sabe que estaba haciendo, si robó o estaba yendo al carnaval, pero nada justifica la brutalidad de los golpes, y la indiferencia social.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!