Mosaicos

Ver solo una “parte” del “todo” pone a un reclamo indiscutiblemente justo,  como impracticable. Nos referimos a la discusión instalada acerca de que dar el 82 por ciento móvil a todos los jubilados que hoy cobran la mínima, no es posible porque no hay plata.

 
(Fabiana Arencibia-Red Eco) Argentina-  Es necesario no perder la memoria sobre cómo se fueron dando determinados hechos económicos para poner en contexto este discurso que se sostienen desde el gobierno.
Durante la presidencia de Néstor Kirchner la actividad económica crecía a tasas del  9 por ciento anual. Y ese fue el momento elegido para cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Pero no fue el momento para cambiar la estructura impositiva regresiva (por la cual paga más el que menos tiene a través del IVA, como impuesto al consumo), derogar exenciones impositivas que no graban ni a la renta financiera, ni la actividad bursátil, y menos aún las ganancias de las mineras. Tampoco para dejar de subsidiar a las empresas privatizadas de servicios y de transportes, ni para restituir los aportes patronales que se les habían rebajado a las empresas durante el menemismo. No fue entonces el momento de los jubilados, ni de resolver su reclamo histórico del 82 por ciento móvil para sus haberes. 
Parece que todo sigue igual porque hoy tampoco es el momento oportuno para tomar esta medida que, como las otras, es simplemente redistributiva.
Repasando algunas informaciones de estos primeros quince días de julio podemos leer algunas que ponen la “parte” por el “todo”
Día 15 de julio: La presidenta Cristina Kirchner anticipó que la economía creció 12,4 por ciento entre enero y mayo de este año.
Día 13 de julio: según el relevamiento realizado por la Unión Industrial Argentina (UIA) la industria volvió a exhibir en mayo fuertes signos de recuperación, con un crecimiento del 14,3 por ciento respecto del mismo mes del 2009. De sostenerse la tendencia favorable, durante la segunda mitad de 2010 la industria consolidaría su recuperación, ingresando en una etapa de expansión frente a los mejores meses de 2008.
Día 9 julio: La presidenta Cristina Kirchner destacó que desde el 2003 la administración kirchnerista "redujo como nunca en la historia" la deuda externa Argentina
Día 8 julio: Las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) superaron los 50 mil millones de dólares, al alcanzar los 50.162 millones, y quedaron así más cerca de llegar a su máximo nivel histórico registrado en marzo de 2008 (cuando se llegó a los 50.517 millones).
Día 6 de julio: Empresarios temen mayor presión tributaria en caso de aprobarse el 82 por ciento móvil para jubilados. Varias cámaras ya admitieron que les preocupa de dónde sacará el dinero el Gobierno para aplicar una eventual suba en la jubilaciones. Entre las opciones más temidas por los empresarios figura la suba de los aportes patronales para empresas grandes, una vía por la que -según cálculos de la CTA- el Gobierno podría obtener cerca de 20.000 millones de pesos anuales.     
Día 5 julio: La producción automotriz creció 56,3 por ciento interanual en el primer semestre del año al alcanzar las 306.476 unidades y el sector se entusiasma con poder llegar a fabricar unos 700 mil coches este año. Las ventas de coches al exterior crecieron un 60,9 por ciento en los seis primeros meses de este año en comparación contra el mismo período de 2009.
Día 1 julio: La AFIP informó que la recaudación tributaria alcanzó los 37.295,3 millones de pesos en junio último y creció 39,4 por ciento respecto del mismo mes del 2009. En tanto, en el primer semestre de 2010 trepó 31,5 por ciento, y acumuló 191.681,3 millones. El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, remarcó que en el primer semestre se superó en 15,9 por ciento el crecimiento esperado de la recaudación impositiva.
No pareciera que el “todo” sostenga demasiado los argumentos de que el Estado no tiene de donde sacar recursos para el aumento a los jubilados.
Pero el gobierno sostiene que es quien más les ha aumentado en sus años de gestión. Veamos. Antes de la devaluación (a principios del 2002) la jubilación mínima era de 200 pesos equivalente a 200 dólares. Hoy, considerando todos los aumentos que superan el 400 por ciento,  es de 895 pesos, o sea 226 dólares, tan solo 26 dólares más que hace nueve años atrás. Pero además la pirámide se ha achatado porque hoy cobran la jubilación mínima casi el 80 por ciento de los jubilados, mientras que en 2001 la percibían sólo el 37 por ciento.
Y para terminar reflexionamos sobre dos afirmaciones.
Por un lado el ministro de Trabajo Carlos Tomada ha dicho que elevar abruptamente las jubilaciones desfinanciará al Estado y provocará una fuerte crisis económica. Sin embargo, el costo de poner en marcha el pago del 82 por ciento móvil a los jubilados que cobran la mínima, calculado por el mismo titular de la ANSeS, Diego Bossio, es de 22 mil millones de pesos  anuales.  Y sólo por los intereses que generan las letras del Tesoro que posee este organismo reunirá 17 mil millones de pesos en el año. Se agrega a esto un fondo permanente que posee el organismo de 160 mil millones de pesos.
Por su parte, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, calificó de "irresponsables y demagógicos" a los sectores  que impulsan en el Congreso el 82 por ciento móvil. Moyano afirmó: "Hay una necesidad, eso nadie lo puede desconocer. Lo que pasa es que no se puede pedir así, en forma un poco irresponsable”.
Donde existe una necesidad, nace un derecho. Esto lo dijo Evita. Parece que al Hugo se le quedó sin leer algún capítulo de la doctrina partidaria.

Nota relacionada:
Jubilaciones: Tomar decisiones que molesten al poder

DMC Firewall is a Joomla Security extension!