Red Eco Alternativo ***

Justicia para Celeste

Celeste, una joven trans tucumana, fue víctima de abuso sexual, torturas y violencia institucional por parte de agentes policiales. Hacia fines de noviembre de 2013, efectivos policiales ingresaron ilegalmente a su domicilio y la llevaron detenida a la Seccional IV de San Miguel de Tucumán. El motivo, según los agentes, fue una falta a un código contravencional, reglamento heredado de la dictadura militar que entra en conflicto con diversos tratados internacionales y declarado inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia.

Celeste fue privada de su libertad por varios días y se la obligó a permanecer primero en un patio enrejado del sector de las detenciones, y luego en calabozos con presos varones. Además, se la forzó a realizar limpieza en la comisaría, no se le permitió contactarse con familiares ni pudo ser asesorada por abogados. Fue sometida a violencia física y psicológica y a abusos sexuales por parte de agentes policiales de turno y por detenidos. Ocurridos estos abusos, el personal policial la obligó a cambiar su vestimenta, a fines de ocultar evidencias de los delitos cometidos, forzándola a vestirse con prendas masculinas.

Finalmente, Celeste logró escapar y se dirigió al Hospital Centro de Salud, donde los médicos constataron signos de violencia y abuso sexual. Fue en ese nosocomio donde la joven radicó la primera denuncia. En los días subsiguientes, algunos agentes de la comisaría se acercaron a su domicilio a fines de sobornarla y amenazarla para que no presente cargos.

A casi tres años de los hechos comenzó a desarrollarse el juicio oral, a cargo de la sala III en lo Penal del Poder Judicial de la Provincia. Los policías abusadores (Rubén Ernesto Aguirre, Walter Francisco Trejo, Miguel Antonio Concha, Julio César Ledesma, Roberto Antonio Gallardo y Aldo Omar Quiroga) no sólo esperaron el juicio en libertad sino que continuaron en funciones, a pesar de la evidente implicación en el caso y de las amenazas realizadas a Celeste y su familia en numerosas ocasiones.

El de Celeste no es un caso aislado, sino emblemático y representativo de la situación de exclusión, injusticia e invisibilización que se ven obligadxs a vivir miles de compañerxs trans en nuestro país. Como miles, ella no ha alcanzado un real acceso a la justicia, desde el momento en que fue detenida hasta la elevación a juicio oral y el desarrollo del mismo. Esto, entre otras razones, debido a no saber leer, escribir ni firmar (cursó hasta segundo grado de la escuela primaria); a su situación económica precaria; a la falta de acceso a un trabajo y a la ausencia de acompañamiento y beneficios por parte del Estado. La justicia no tiene en cuenta estas realidades, motivo por el cual Celeste no fue informada en profundidad sobre los avatares de la causa, no pudo verificar que transcribieran con fidelidad sus declaraciones cada vez que las hizo y no se ha constituido como querellante (la acción está en cabeza únicamente del Ministerio Público Fiscal, representado en esta ocasión por la Fiscala Estela Gifoniello).

Asimismo, en el juicio oral, las prácticas discriminatorias que revictimizan a Celeste no dan tregua: los defensores de los imputados no respetan su identidad autopercibida y es continuo el hostigamiento al que la someten, pretendiendo cuestionarla moralmente y en sus hábitos para evadir la responsabilidad de la atroz violación.

Estamos convencidxs del poder que tenemos, como sociedad y como movimiento LGBTTTI y de mujeres, para revertir estas injusticias que se vierten cotidianamente sobre nosotrxs. Le decimos a los jueces y al Estado que no descansaremos hasta que se haga justicia para Celeste, hasta lograr que la verdad y la justicia triunfen ante la impunidad y el prejuicio.

Lxs abajo firmantes exigimos:

* Cárcel común y efectiva y pena acorde a los delitos cometidos para los policías imputados.
* Que se arbitren los medios conducentes para la aplicación de estándares internacionales de género y DDHH en el juicio, que impidan analizar pruebas despegándose del contexto que rodea la vida nuestras compañeras trans (teniendo en cuenta, entre otras normas, las 100 Reglas de Brasilia y los principios de Yoguiakarta).

* Que se implementen los medios para posibilitar un real acceso a la justicia a Celeste y otras personas en idéntica situación de vulnerabilidad social, educativa y económica.

* Se eviten y condenen todas las prácticas revictimizantes y violatorias del derecho a la privacidad de Celeste que se lleven adelante durante el juicio oral.

  • Agenda de Género[s]
  • Agrupación de Mujeres Pan y Rosas
  • Acción Respeto Tucumán
  • ADN (Acción por los Derechos del Noroeste)
  • ANDHES (Abogados y Abogadas del NOA en Derechos Humanos y Estudios Sociales)
  • APA (Agencia de Prensa Alternativa)
  • ATTTA (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina)
  • Agrupación LGBTI 1969/P.O.
  • Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas (Tucumán)
  • CEPA (Corriente Estudiantil Popular Antiimperialista)
  • Comisión de género, diversidad y DDHH del Colegio de Psicólogos de Tucumán
  • Cladem Tucumán
  • Club de Osos
  • Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans
  • La Bolívar (Agrupación Estudiantil - Facultad de Filosofía y Letras UNT)
  • Juventud Comunista Revolucionaria
  • MISER Santa Fe
  • Organización Política Mirada Peronista Diversidad Nacional
  • Plenario de Trabajadoras
  • Socorro Trans - Tucumán
  • Tucumán Diverso
  • Mujeres Por Mujeres
  • Juventud Comunista Revolucionaria
  • Partido Comunista Revolucionario
  • Partido del Trabajo y del Pueblo
  • Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda
  • Mujeres Arriba
  • Secretaría de Género, Diversidad y DDHH del Centro Único de Estudiantes de Psicología
 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd