Bodega del Diablo- 13 de Noviembre de 2009 - Año IX - Número 94
bodega

001logo.jpg

Boletín cultural de la
Red ECO Alternativo

13 de noviembre de 2009 - Año lX - Número 94

Bodegueros a cargo:
Carlos Carbone y Pablo Marrero

Diseño e imágenes:
Carolina Butron Avalos

Participan en este número: Emilio Fernández Cordón, Ricardo Rubio, Ricardo Bernal, Orlando Romano, Juan Romagnoli, Georg Chritoph Lichtenberg, Agustín Monsreal, Joan Mateu, Andrea Victoria Álvarez, Ricardo Juan Benítez y Amanda María Mandarano.
poneteloscortos.jpg

Y Carlos sale a la carrera para regresar en un soplido de Diablo con pantalones cortos, camiseta del Rojo, botines Sacachispas y la pelota “Pulpito” debajo del brazo derecho. Ahora, mientras resopla, fija su mirada desafiante en el rostro de Pablo. Este, prende un cigarrillo, toma un trago de tinto y, mientras se rasca la panza, pregunta:
—¿Qué hay de nuevo, viejo?
—¡Dale, empecemos el picado! —se impacienta Carlos.
—¿De qué hablás? Yo a lo que le daría ahora es a una “picada”… Hmmm… quesito, sopresata, lupines…
—Hablo del partido.
—¿Qué partido?
—Acaso no gritaste… ¡Ponete los cortos!
—Sí, pero me refería a los cuentos cortos; te grité eso para que te los pongas en la mente y en el corazón y empieces a disfrutar… ¡Escuchá!

01confesio.jpg
PECADO
Amañanaba. Dios se corporizó en la iglesia, cerca del confesionario.
El cura exclamó: "Hija mía, ¿qué terrible pecado te aflige que vienes tan temprano a confesarte?".


Emilio FernÁndez CordÓn - Mendoza
02boxeo.jpg02boxeo2.jpg02boxeo3.jpg

CAMINO A LA NADA

Pese a su pesar, Alfredo “Saeta” Aldana ansiaba encender el incienso presumido de los trofeos; luego de servir los primeros golpes aún sentía ganas de morir entre las cuerdas; las penas, los olvidos y la furia caían sobre el otro; derrotado en la vida, triunfaba sobre la lona. No lo engañaban los amagos de “Furia” Castillo, no entraba en sus devaneos; nada servía a su oponente más que ofrecer el rostro a los puños de su desesperación. Alfredo “Saeta” Aldana quería expirar mientras mataba, y la muerte le subía desde los botines como una hoguera de frío. Era la quinta vuelta, y “Furia” Castillo vio los ojos rojos del abismo en los rojos ojos de Alfredo “Saeta” Aldana, vio el núcleo indecible de ese asesino que lo acababa buscando morir. “Furia” Castillo asimiló los guantes negros de la devastación, asimiló la ira y el odio, asimiló el nudo en el hígado bajo el aire huyente. Sonó la campana y, en el rincón, “Furia” Castillo imaginó el llanto de sus hijos al amanecer, recordó los veranos con plantas, las arenas con espuma y las largas caminatas por la quebrada multicolor de su tierra. Se anunció el sexto, y Alfredo “Saeta” Aldana atacó la lluvia de llantos con el fruto frío del dolor, y su rival lamió la lona. Postrado, “Furia” Castillo pensó en sus largos treinta y pico y en la locura del desafío. Ahora era tarde y asumía el desalojo. Se levantó al ¡ocho!; levantó la derecha, levantó un párpado y bajó la cabeza. Alfredo “Saeta” Aldana creyó que era el instante de la ruina, del destrozo, del estrago, del ansiado siniestro. Avanzó hacia el final, hacia el otro, hacia la nueva caída que la lona esperaba; alzó la derecha mascullando la masacre. Todo el estadio enmudeció cuando la izquierda de “Furia” Castillo subió desde la cintura hasta el ofrecido mentón de Alfredo “Saeta” Aldana, que reculó hacia las cuerdas con el laurel del olvido, con la tibia carne desvanecida, con la honda desazón de la tristeza que finalmente se llevó con él.

Ricardo Rubio

03manos.jpg03manos1.jpg

MECANOGRAFÍA

Mis manos dejaron de obedecerme. Tocaron en el piano conciertos desconocidos, se humedecieron con los tiernos jugos de vírgenes azoradas, cocinaron bebitos, robaron amuletos, arrancaron murciélagos de sus alas. Tomaron un bisturí y con virtuosismo de director de orquesta dibujaron extravagantes mapas en carnes ajenas. Mis manos dejaron de obedecerme. Ahora oprimen las teclas de mi máquina: son ellas quienes escriben este cuento.

04ojos.jpg

PROHIBICIÓN TOTAL

Los Borruetz, pueblo bárbaro que llegó a dominar un extenso territorio del Asia Menor, veían en la belleza su peor enemigo, lo más propicio para atenuar la ferocidad de un guerrero: la prohibieron.
Jamás conocieron la derrota en sus combates por conquistar nuevas tierras, excepto en Capadocia, tumba de toda su hueste.
Las amazonas nunca supieron por qué los Borruetz habían combatido con los ojos vendados.

05matemat.jpg

PROPIEDAD TRANSATIVA

El anunciado era aproximadamente así: si A es igual a B, y B es igual a C, entonces C es igual a A. ¿Correcto? Bien. Esto es lo que yo llamo un pensamiento rigurosamente lógico; por tanto, ya sobre suelo firme, avancemos: si yo amo a mi esposa, y mi esposa ama a su bella hermana, entonces no comprendo por qué reacciona de ese modo.

06velociraptor.jpg

VELOCIRAPTOR

Los médicos son especialistas en recomendarte aquello que menos ganas tienes de hacer. El mío no es una excepción y después de prohibirme el café, el tabaco y el azúcar me recomendó caminar por lo menos una hora diaria.
En aras a la salud, subí al coche y me dirigí a unas montañas cercanas pensando que si debía caminar, al menos lo haría en un paraje agradable. Al tercer día de caminar por sendas y caminos del bosque me di cuenta de que me aburría soberanamente, por lo que decidí internarme entre los árboles y explorar nuevos lugares "nunca hollados por el hombre". Mi imaginación me ayudaba a mantenerme entretenido, por eso cuando descubrí aquella cueva me alegré tanto, ya que rompía la monotonía de los senderos. Me acerqué a ella y entré para explorarla.
Era profunda y se hacía algo más grande al cabo de unos cinco metros. De pronto, me pareció notar una presencia que deduje sería de algún animalejo ya que por aquellos andurriales no se acercaban mas que cazadores en temporada de jabalí. De pronto, aparecieron dos ojos a un par de metros de altura y un resoplido me erizó los cabellos. En milésimas de segundo di la vuelta y comencé a correr al mismo tiempo que algo enorme me perseguía.
Salí de la cueva y corrí alocadamente. Trastabille y caí el suelo entre piedras y raíces. Me di la vuelta inmediatamente y vi un animal prehistórico, que se dirigía a mi sobre sus dos enormes patas traseras con espolones enormes, mostrando una dentadura imponente y un fuerte y largo cuello. Era, sin duda un velociraptor, el más peligroso de los depredadores Periodo Cretácico.
Se acercó a mi, que estaba indemne en el suelo, y me olisqueó mientras yo esperaba la dentellada fatal. Emitía unos rugidos a través de aquella boca babeante, que me sobrecogían por lo que aun no entiendo como tuve fuerzas para agarrar una rama del suelo y arrojársela. La rama le pasó por el lado de la cabeza e intuí que esto le habría irritado aún más. Cerré los ojos dispuesto a morir y esperé.
Cuando abrí de nuevo los ojos vi al animal a medio metro de mi, con la rama en la boca y moviendo la cola. ¡La había ido a buscar y me la traía!. La tomé aterrorizado y volví a arrojarla. El velociraptor fue a buscarla y correteando me la volvió a traer. ¡Estaba jugando!
Repetimos el juego muchas más veces, hasta que se cansó y se fue a su cueva.
Ahora cada tarde voy a jugar con él lanzando el palo cada vez más lejos y esperando que me lo traiga de nuevo, pero he tenido que volver al médico que no comprende porque el caminar me ha producido un esguince en el codo.

07mosquito.jpg

DE INSECTOS Y OTRAS MENUDENCIAS

“Para evitar un error de expresión: lo que se deshace
se deshace pero no se lo puede destruir; aquello que
hace falta destruir muy activamente hay que tenerlo
antes muy oprimido”.

Franz Kafka

Después de dos días llegó él, casi de madrugada. Sus pasos torpes dejaban manchas oscuras y viscosas que olían a rancio. Entró con sumo cuidado, sacudió su abrigo de pelambre y se acostó al lado de la hembra que parecía dormir.
—¿Dónde estabas? —preguntó ella entreabriendo sus ojos.
—Por ahí, pasando la ira. Me encontré con unos amigos y estuvieron hablando de una conocida suya que se transformó en moscón —y agregó—, ¡Qué locura no! ¿A quién se le puede ocurrir transformarse en un despreciable insecto? —Luego preguntó como quien realmente no desea saber—: ¿Y la niña?
—¿Y todavía preguntas por la niña? Sabes que estoy cansada de decirte que no maltrates a los pequeños. Te he dicho, no se cuantas veces, que cada insulto tuyo hacia nosotros, te hace más daño a ti que a cualquiera.
—¿Qué los insulto?
—¡Claro que lo haces! ¿Acaso te gustaría que te llamara “bicho asqueroso”? Así llamaste a la niña la última vez, ¿lo recuerdas? Ella lloró mucho, pero al no escucharla más supuse que se había ido contigo. Veo que no fue así. ¡Quién sabe dónde iría a meterse!
—Me hizo enojar. —Se quiso disculpar él.
—Pues, no me parece justa esa manera tuya de corregirlos. —añadió ella con hastío.
—¿Y entonces?, ¿Cuál es a tu entender la manera? ¿Quieres que vaya y me disculpe?, bueno. ¡Qué más da! —Se puso de pié y volvió a sacudir su abrigo de pelambre visiblemente molesto.
—¿Y ahora, a dónde vas?
—A pedirle perdón a la niña. —Se dirigió a la habitación contigua donde, el único mobiliario, una gran cuna rosa se hallaba vacía. Siguió por el laberinto, luego otro y otro.
—“¡Aquí no está!, ¡No está!“ —Pensó—. Buscaré en la madriguera de otra habitación?
Pero no estaba. La niña o lo que quedaba de ella seguía pegada a sus patas traseras.

Andrea Victoria Álvarez - Venezuela

08caudales.jpg

MEDIDA EXTREMAS

Había planificado absolutamente todo. Sabía a que hora saldrían para la fiesta y cuándo volverían. Las rondas de vigilancia estaban cronometradas con precisión suiza. Tenía un plano del cerco perimetral y un detalle de las plantas de la mansión. Incluso, su informante, le había dado una descripción precisa de la instalación de las alarmas. Además la marca y el modelo de la caja fuerte. Los perros guardianes ya los había neutralizado con dardos soporíferos. Y, por supuesto, tenía su ruta de escape.
Quién podía imaginar que aquel desgraciado dejaría una víbora yarará dentro de la caja de caudales como último recurso.

Y para finalizar… Dos de fantasmas.

No sólo no creía en fantasmas sino que tampoco les tenía miedo.

Georg Chritoph Lichtenberg

ENTRE FANTASMAS

Me da igual: tú tampoco existes.

Agustín Monsrea

piratabodeg.jpg


Pablo levanta la vista del cuaderno de donde había leído esos hermosos cuentos y se choca con la mirada desafiante de Carlos. No necesita preguntar nada: en un soplido de Diablo desaparece, para volver con pantaloncitos cortos, rodilleras, camiseta de malla y pañuelo atado a la cabeza. En un periquete arman dos arcos con piedras y todo está listo para que comience el match…
En instantes, la Bodega del Diablo será testigo del enfrentamiento entre dos colosos…

COMENTAMOS

Quarks, de Jorge Ariel Madrazo

Microficciones

Jorge Ariel Madrazo nació en Buenos Aires. En Poesía tiene publicados los siguientes textos: “Blues de muerte-vida” (1984) ;“Cuerpo Textual “(1987); “Para amar a una deidad” (1998); “De mujer nacido” (2003), “De vos” (2008). En Narrativa, sus libros de cuentos son: “Ventana con Ornella y la mujer equivocada”.
Se encuentra en imprenta la novela “Gardel se fue a la guerra”.
Se le otorgaron los Premios: Nacional, Regional, Municipal, Fondo Nacional de las Artes, y el Primer Premio Eduardo Mallea, Gobierno de la Ciudad de Bs. As., 2003-05.
Su poética, el rigor, y según él lo expresa “su osadía” hacen nacer este maravilloso texto en donde el cuento breve ilumina universos mínimos. El autor, es aquí, un orfebre del trabajo de escritura. Busca en la originalidad del detalle moldear el texto, su materia, logrando piezas únicas, poéticas…
En física cuántica los quarks son, junto con los leptones, los constituyentes fundamentales de la materia, y las partículas más pequeñas que el hombre ha logrado identificar en el Universo. Varias especies de quarks se combinan de manera especial para formar partículas tales como los protones y neutrones. En la Naturaleza no se encuentran quarks aislados, siempre se encuentran en grupos.
Sara Bianchi en el Prólogo del libro dice: “Jorge Ariel Madrazo ha encontrado otro símil para introducir sus miniaturas de ficción: los quarks, esas partículas plurales -¿hipotéticas?, ¿reales?- que si bien son imperceptibles existen en nuestro universo cuántico y hasta el momento lo fundan.”
Como ella coincidimos que en Quarks se sintetizan el oficio de escritor, su fluidez para jugar con la narración, la poesía, el chiste, el cuasi aforismo, la reflexión filosófica.
Quiero citar algunas definiciones de este Género…-fecundo- en tiempos donde los paradigmas de la velocidad, la inmediatez y lo superficial generan en muchos estados paradojales.
El cuento breve, brevísimo, es una expresión de esta época…, paradojalmente…su poder de condensación, de ambigüedad, de auscultar el mundo nos pide una escucha y una lectura concentrada, tan creativa y fantástica como la actitud del escritor cuando aborda este tipo de textos.
Raúl Brasca, escritor argentino y especialista del género, describe el microrrelato como "una forma muy breve que posee suficiencia narrativa y cuyas principales características son la concisión y la intensidad expresiva".
El maestro Enrique Anderson Imbert aseguraba que "las raíces del cuento brevísimo se encuentran en los relatos más antiguos de la tradición oral: los mitos, las fábulas y las parábolas de las civilizaciones clásicas griegas, romanas y orientales".
El lenguaje multívoco y los finales sorprendentes son también sus peculiaridades.

09grilloleon.jpg

El león

Plegó las patas, al acecho. Alzando la cabeza oteó el aire, husmeó el viento: olía a presa segura. Ah, sí, allí perfilado en el horizonte, tembloroso por la intuición del peligro, se erguía el cervatillo. Al verlo se encogió y reptó con la seguridad del depredador. Mientras saltaba intentó un rugido victorioso. Le salió un chirrido que no asustaría ni a una anciana. El salto fue de cinco centímetros. Su compañera lo miró con lástima. No había caso: aquel grillo, más loco que una cabra, se empeñaba en creerse león.

En los Quarks de Jorge, la muerte, el amor, el erotismo, el humor, muchas veces ácido, escritos en tono de sarcasmo o ironía, son la materia de su alma.

10mujer.jpg

Cherchez la femme I

Labios gruesos, palpitantes, senos que desbordan la blusa y obligan a subir la mirada hasta sus ojos, o bajarla para que acaricie las manos perfectas: inventar a esa mujer exigió menos esfuerzo que el de ponerse a su altura.

Luisa Valenzuela, especialista en el género, dice en la Contratapa del libro: J.A.M. es un alquimista que en el crisol de su imaginación, echó una buena dosis de su sensibilidad de poeta, otra de su reconocida habilidad de narrador y con unos polvos mágicos que le supo robar a la microfísica obtuvo por destilación y goteo estos bellos microrrelatos, Recomiendo mirarlos a trasluz para deslumbrarse de lleno.

riflecoli.jpg

Propiedades del colibrí

—Diga su última voluntad —conminó el jefe del pelotón.
—Deseo que cada soldado piense durante cinco minutos en un colibrí.
Así lo hicieron. Luego, ninguno osó oprimir el gatillo.

 

 

leemostodosjunt01.jpg

 

LECTURA COMPARTIDA EN EL CENTRO CULTURAL MERIDIANO V

“La Biblioteca de El faldón”, desarrolla sus actividades en el Centro Cultural Meridiano V y este año resolvió convocar a lecturas compartidas de obras (una vez por semana) para señores/as Adultos Mayores -por intermedio de la Sra. Periodista Alicia Mestre-. La intención es alcanzar diversos objetivos; entre ellos intentar un acercamiento profundo a la intención creadora del artista. Y además otros propósitos relevantes, que el lector deducirá, al concluir la lectura de esta nota.
El funcionamiento de este grupo presenta ciertas particularidades que paso a enunciar:

a) Por lo general cuando concurrimos a un taller o seminario, estamos acostumbrados a recibir los conocimientos de manera académica (el profesor expone los conocimientos ante una audiencia receptiva). En este grupo se propone una comunicación horizontal, donde todos participan de todos los objetivos y decisiones. Cada uno de sus integrantes aporta desde sus experiencias de vida, sus oficios, vocaciones, profesionalismo, etc. sus saberes que desde otros perfiles interactúan con conceptos distintos. Por ende los conocimientos se enriquecen. Estos se reúnen por un factor común, que es el aspecto social, imposible de deslindar entre campos y fronteras.

b) Los abuelos que conformamos este grupo nos actualizamos internalizando conocimientos, con el propósito de no quedar al margen del movimiento social y la modernidad tecnológica. De este modo intentamos prepararnos para poder acompañar el crecimiento de una generación, que en breve tiempo a dado pasos muy grandes y aplica valores distintos a los de nuestra formación. Pero no lo hacemos con el objetivo de sentirnos “útiles” -pragmatismo que ya no nos atrae- sino con el objetivo de sentirnos partícipes de la sociedad, realizando actividades para el bien comunitario. Y “bien” significa; develar espacios personales que nos brinden pequeños momentos de felicidad compartida, para acrecentar el bienestar de todos los que vivimos en comunidad. Si contamos con una mente despierta, ágil, actualizada, podremos acercarnos a esta realidad y comprenderla mejor. La lectura, la escritura, el arte entre otros, son herramientas que permiten este acercamiento de modo indudable.

c) ¿Cómo surge esta necesidad? Al acompañar el crecimiento de los hijos, luego los nietos, observamos la medida del espacio que nos exigen para alcanzar su crecimiento autónomo. Entonces nos preguntamos por el propio. Así comprobamos que el aumento del saber, amplía el horizonte. Horizonte sin fin, porque a medida que se aumenta la cultura, se abren nuevos interrogantes. Tomamos conciencia de lo que aún nos falta aprehender. Labramos de este modo un camino propio, que nos prepara para el punto en que nos quedamos solos.

d) También se suman a esta inquietud, aquellas personas que en el transcurrir de sus vidas se aplicaron a los conocimientos de las Ciencias Exactas. Hasta llegar a este cruce, en el que ven la necesidad de completarse con conocimientos cercanos a la sensibilidad y sentido gregario –por nuestra condición de seres vivientes y humanos- Se acercan para adquirir conocimientos relacionados a las Ciencias Sociales.

e) Esta modalidad de lectura compartida tiene antecedentes en Clubes de lectura, desarrollados principalmente en España, para despertar la inquietud por las letras en niños y jóvenes- Lo que nos diferencia de estos clubes, es que la elección temática de la obra la realizamos entre todos. Y así también –por mayoría- convenimos el género que leeremos (poesía, narrativa, teatro, novela, ficción, histórica, biográfica, ensayos, etc.). Luego convenimos también, las consignas a cumplir para su estudio. Las lecturas las realizamos en forma individual o grupal –de acuerdo a nuestras posibilidades- en nuestros domicilios. Cuyos términos también convenimos; ejemplo: cantidad de páginas o capítulos a leer, investigaciones a realizar (epistemológica, filológica, traducción de giros gramaticales e intertextos en otros idiomas, búsqueda de citas geográficas, histórica, socio-política, antropológica, científica, etc.) del entorno dentro del cual se desarrolla el tema o se ubica el autor. Los datos biográficos del mismo también son de interés, como así también el grado de compromiso que asume con su escritura. Y si no lo demuestra, poder discernir entrelíneas por qué lo evad

Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR