La Bodega del Diablo - Marzo de 2010 - Año X - Número 98

 


001logo.jpg


Boletín cultural de la
Red ECO Alternativo

Marzo de 2010 - Año X - Número 98

Bodegueros a cargo:
Carlos Carbone y Pablo Marrero

Diseño e imágenes:
Carolina Butron Avalos
ilustracionesperdido.blogspot.com

Bodega número 98
¡Faltan 2 para la número100!

 

 

 

silvia.jpg

 


Dedicamos este número a Silvia, con quien compartimos tantos bellos momentos bajo la caricia del sol mendocino

 

CORDOBA VA

...Para quienes creen que en Córdoba sólo hay Cuarteto...

 

cordoba2010.jpg

 

Lo nuestro no es un café , es una cita permanente, una invitación para el ritual de la charla, el intercambio de libros adquiridos y recibidos desde todos los rincones donde se hace poesía y la lectura de trabajos que trae cada uno de los integrantes del grupo . Se ha convertido en una señal de respeto que corre entre nosotros, escucharnos y darnos afecto y contención

Casi siempre somos cinco o seis que nunca fallamos, pero lo positivo es que se nos tiene en cuenta como para hacernos una visita cada tanto. Y es así como recibimos a otros poetas que, sin integrarse al grupo, sienten interés por lo que hacemos los miércoles por las tardes, que ya es un hábito que no podemos dejar.

Sí que corre el café, la broma, la risa, las novedades que cada uno trae, las noticias, invitaciones para eventos del arte que generalmente apoyamos.

No se puede decir que hay una poesía-cánon que se forma entre y con nosotros. Tampoco pretendemos armar un grupo cerrado, de pertenencia. Solo sentimos la necesidad de no abandonar la costumbre de vernos, escucharnos y hacernos sugerencias sobre lo que hemos “fabricado” en la semana. Es hermoso esto de crear un clima de camaradería que nos contiene y, sobre todo eso, la noción de continuidad y permanencia en el tiempo, ya que llevamos tres años con esta actividad.

Y aquí va una pintura, para que se sepan otras cosas nuestras: tenemos la colaboración y seriedad de Fabiana León, poeta y Licenciada en Comunicación Social, que muchas veces nos hace reír con sus observaciones ácidamente certeras y la dulzura de Susana Zazzetti, una poeta que se permite a veces dejar de lado su academicismo para dar paso a su poesía, reflexiva, llena de ternura, melancolía y profundidad.
Fabiana tiene varios libros en preparación y como necesita ser leída, imprime ella misma unas plaquetas delicadas, llenas de una estética que comulga con el contenido y Susana un número de títulos publicados.

Entre lectura que va y lectura que viene, aparece la voz de María Elena Tolosa, una especie de iceberg que va dejando ver poco a poco la parte sumergida de su poética colmada de momentos duros y recuerdos contenidos.

Tardes si, tardes no, aparece la presencia masculina de Fernando de Zárate, el errante, el trashumante, ese buen poeta y extraño personaje que a veces huye y a veces llega con su palabra manuscrita en cuadernos de secundaria.

Y no voy a ser tan falsamente modesta como para no hablar de mi, que con mis arrebatos, mi ya poca paciencia, por momentos temo que me pidan que me limite a hacerles café y quedarme callada. Bueno, dicen que tengo buen oído para el ritmo y que a veces, muy de tanto en tanto, pego una y me sale una observación útil.

Definitivamente no queremos rellenar resquicios, del momento que reconocemos nuestra incapacidad para asir en una sola entrega la poesía profusa y enorme de una provincia como Córdoba, que se ha caracterizado siempre por sus buenos escritores y poetas. Es imposible arrogarse la condición de compilador de una obra que excede nuestra capacidad de recopilación.

Por lo tanto, solo queremos mostrar lo que tenemos entre las manos. La obra que entregamos hoy, que es variada, dentro de un número reducido de poetas que, unos más, otros menos, se relacionan con nosotros con frecuencia.

También quisimos rendir un homenaje y darle un espacio a alguien enorme, que ya no está sino con su poesía y su recuerdo imborrable: Edith Vera, poeta que encabeza la entrega.

Susana Giraudo

 

mariposach.jpg

 

 
…Chévere, Cachumba, Trulalá, La Barra…


EDITH VERA

Cómo decir que el tamarindo es eso,

un tamarindo, un árbol,

pero que es algo más en la memoria?

Es el resumen de la infancia mía

mi alfabeto de hojas.

Islas de maravilla en su patio olvidado,

es también el recuerdo del abuelo y la abuela

que esperaban a su sombra quién sabe qué milagros.

El les vio quedarse yertos y siguió dando flores.

En su copa moraban los pájaros del viento

y yo aprendí entre ellos,

trepando por sus ramas,

a descifrar lenguajes

que sólo se comprenden en el ritmo de ese árbol.

Tamarindo, hasta ahora

me llegan esas voces.

 

En mi corazón habitan las abejas.

Un azulejo azul en medio de la frente

me ayuda a encontrar caminos en el aire,

y sueño.

Sueño que me crece adentro

el vuelo de los pájaros.

Leonardo me presta

su color de la tarde

y yo pinto frutas,

Y el talón de los ángeles.

 


ALEJANDRO SHMIDT

Recreo 

                                 (  de “Escuela Industrial”)

 

como esas piedras arrojadas a la oscuridad del parque

o los jubilosos restos de un país perdido

esos cuerpos mínimos

alzan la escena del precario milagro

y

al primer golpe de timbre

queda abierta la dicha

el juez del porvenir

la miserable hondera

cierra

después

las puertas del aula. 

Oscuras ramas 

                               ( de ”Oscuras ramas") 

a veces pienso que somos

un pasatiempo de la luz


que  morir es

otra montaña, allá

en la nieve


y vivir o vivir

algo de viento

entre las oscuras ramas

de lo cierto.


…El Negro Videla, La mona, el Cuarteto Leo…


FERNANDO DE ZÁRATE

 

Agnus Dei

                            (de “Brújula y viento”)

Subo a escuchar los salmos

allí, donde secretamente

se teje el sacrificio del ungido,

donde los sombríos se mimetizan

entre la confusión

de los anónimos.


Soy uno más

entre muchos.

Ni espero, ni temo,

las palabras llaman

no tengo nada que perder.

Subo.

Eso es todo.

Pregunto 

 

                       (“Entre el fuego y la sal”)


Ahora que la noche

aprieta

mis vértebras,

el silencio,

es una ínsula

oscura.

¿Qué oficio es éste,

el del otoño

proponiendo un orden

elemental

y minucioso?

Transito un tiempo

de circunstancia

y hallazgo

y en él pretendo

inútilmente,

un milagro abruptamente

necesario,

absolviéndome.

 


FABIANA LEÓN

                             (Inéditos)

 
Allí  donde acecha lo imposible

soy un papel rendido

a la intemperie

trompeado por el viento.

Todos los días

pliego mil grullas

hago cruces

paso en verde

dibujo rayuelas

cierro candados

guardo los pájaros.

en fin

ordeno el mundo

para ser feliz.

… O las chichí y el negrononón…

GUSTAVO BORGA

(de “Patitos degollados”)


Ya ves,

estoy ante la puerta

de tu casa

Quizá

te parezca extraño

lo que voy a pedirte

Quisiera

que con tus manos


-con una sola no con las dos-


me preguntes


¿Tenés frío?

¿Has comido?

¿Has dormido?


Y por último quisiera

que con tus manos


-por favor con las dos-


me digas


Cuidate mucho Gustavo


Entonces yo

-que tuve una llave

para abrir esa puerta-

te daré la espalda

y me perderé en la noche.

 

(a Patricia)

Cuando tu padre

con un palito

se limpiaba


la nariz

las orejas

los dientes


vos


con un palito


dibujabas

en la arena.

…O la sangría y el fernét…

SUSANA ZAZZETTI

                               (de "Con los pies descalzos")

1

Llueve un pájaro rojo en mi ventana

y su cuerpo de arroz

lava mucho más que la tristeza.

Borda círculos,

deletrea mi cuerpo,

me envuelve en un rumor

de frutas sin fatigas

y se duerme en mi mano.

Detrás del cristal,

    me amanece, otra vez,

                              el mundo.

2

Detrás de la neblina

hay un mundo

atado a una cuerda.

Clarea entre anuncios y cenizas.

Infinitos signos traspasan su vitral

donde el hombre ejerce

su intemperie.

Yo camino por su orillas,

llevo mis brazos en alto.

Un cántaro galopa en mi cabeza

hacia su destino final.

 

SUSANA GIRAUDO

 

                                                ( inédito)

 

No necesito del jardín,

para nada.

El no viene a mi encuentro

en la noche más áspera.

No necesito del naranjo

para nada.

Siempre su crueldad

con esa fruta amarga

ardiéndome en los labios.

Amarga como esta casa

que ha perdido los ecos.

 

Si por lo menos fuera

el silencio

de algún zapato

con el cordón desatado

o un  pantalón en desorden

tirado sobre  la cama.

Si por lo menos eso,

pero ya nada

                       nada.

 

                                           (inédito)

 

No soy mi madre!

Y mi abuelo,

alegrándose ,

                      asentía.

Con los ojos tapados,

musitaba …         

            Susana.

Y mis manos

sonreían  aún

antes de atravesar la vida.

Eran tiernas

                         blancas

           dulces

                         puras .

… La Prity y la peperina…

MARÍA ELENA TOLOSA

No tiemblan alas

He inventado un tiempo

de donde

             no me iré nunca:

de las mangas

de mi abrigo

de la luna que casi no veo,

de mis ojos

   que tienen poca luz.

Tiempo

      para las horas lejanas,

para mis juguetes antiguos.

 


Ya no tiemblan alas

 

están en vuelo al infinito.

 

Antigua soledad     

Antigua  soledad

la de la casa en los domingos.

Los colibríes

no se acercan.

Todo tiene olor a tregua

y humedad .

Hay duendes especiales

que no cementan las rejas

ni riegan los ajíes.

 

Es una soledad

de papel  amarillo

y burbujas en el zanjón.

Son ellos que regresan

con aroma de tiempo.

En la rama más alta

canta una calandria

que ha quemado

su calendario.


…O Talleres, Belgrano, Instituto y Racing…


DIEGO CORTES

                            (de "Acá no está la noche")

 
 Nada que me aleje

del cuerpo.

Nada.

 

Ningún tipo de muerte

ni por un segundo

ni por un suspiro.

 

Ningún tipo de muerte.

 

Para qué salirse

de este cuerpo

para qué salirme

de esta noche

para qué huir

si puedo descansar

en tus brazos un días más

 

     Sólo quiero

     ir

     adonde me lleven

     mis piernas.

 

             *

dale paz

a este torpe manojo de carne

dale paz

a este mezquino fragmento de Dios.

 

y cuando los ojos descansen

la nariz respire el aire helado de la noche

y los dedos sientan en la oscuridad

la forma de tu luz

 

dale a este enfermo

una palabra

dale a esta sombra

una palabra ardiente

 

y con ella

años y años

de vida.

 

     Porque

lo único que necesito

     es vida

 

    más vida.

 

JORGE ROSSI 

                                (de" La noche la ciudad)

1

La luna es el ojo

de un pez

sediento

que se bebe

a esos seres

que se van

camino al sueño.

Se va para volver.

Entonces amanece.

2

Calle que da

Camino al río

Una pareja envuelta

en calor en besos

en sofocadas humedades

Detiene las miradas un instante.

No saben que

o no quieren saber

que

las buenas costumbres

la moral

las viejas

parteras aconsejan

parar un poco

por el bien de

los hombres solos

de las mujeres

mal atendidas.

Parar un poco.

Pero la noche

en la ciudad

se hace la sorda

Al rumor que el amor

hace brotar,

ciego a pesar

de las luces

de los autos y

del que  dirán.

Tiembla en la noche

la ciudad.

… O el Uritorco y los Ovnis…

SILVINA MERCADAL

                                                      ( de Nupciario)

1

 

Un muchacho algo ebrio, en el jardín en sombras,

porta una lanza y vuela hasta el umbral de la casa.

-¿Es un príncipe?- preguntan

-No, es un principio.

Tan breve fue la visita que casi parecía ilusoria.

En las mesas se repetían los licores

y yo me ocupaba de alejar y vaciar las copas.

Llegó en el sexto mes, pero sólo alcanzó a decir "rara"

y algunas raras palabras.

Ellas en sombras también, en blandas faldas,

interrumpían toda lectura.

¡Qué hermoso! Lo que parece decir

y tan lejos. Y lo que hace

busca bajo las faldas aproximar.

En mi cueva fue la cita, de nuestro breve, breve sueño.

Comencé por confesar algunas fiestas perdidas

y en extraviada fiesta al fin estaba.

 

 

                                                   ( de Nupciario)

 
 

Es un acusado delito y dice:

En el parque, sobre la fuente del espejo

deslizó su garra hacia mi cuello

cabeza de medusa fascinada

con el inesperado retorno.

 

De travesía en travesura

la acariciada ya cometía su gesto

hasta alcanzar la respuesta:

Vente así, aquí, a mí 

mímame una y otra vez.

 

Otra y una vez su animal

alcanza a la perseguida

hacia la trampa del espejo.

 

Ya dentro del pozo nada

debe nadar y nada.

…Ahora saben que en Córdoba…

LUCAS TEJERINA

Oficio

 

Ejerzo mi oficio de hombre

sin ganas,

sin apariencia alguna,

sin actitud humana.

 

Me desmonto de mi boca

y sumerjo mi cuerpo en la balanza,

el tiempo en que tarda en crecerme la uña

pesa más que la conciencia de su raza.

 

No aprendo el oficio de hombre

soy ignorante de la ignorancia.

 

Pero hoy es un estado de asma,

de soplo húmedo, de viudas campanas,

de un charco en duelo

por la matanza de varias ranas.

 

Me aprieta del ser humano

una existencia que no me abarca.

 

Olores de otras almas

mi carne emana.

 

Por eso

ejerzo el oficio de hombre

bajo el salario de la desgana.

Mi vida se vendrá  abajo

rodará

por el cogote del caballo

cuando el caballo

baje su cogote

para tomar agua.

 

Ahora

miro la ruta

y espero

a que la bestia

sacie su sed.

 

Años después

mi vida se vendrá abajo.

…También hay poesía… ¡Y de la buena!
 

Comentamos

Por María Montserrat Bertrán

CUATRO MOMENTOS, de Eduardo Dalter, Edic. del Nuevo Cántaro, Bs.As, 2009

La capacidad sustantiva y de observación;  una celebración de la realidad que la exalta y una palabra comprometida y coherente son cualidades fundamentales en la poética de Eduardo Dalter.

Leyendo “Cuatro momentos”, todo lector comprende definitivamente,  que estas cualidades hacen a la esencia de la poesía.

En “Vamos pueblo”, Eduardo, expresa con su voz, la voz del otro, su silencio y su grito. Desde lo más intimo de la tierra y de sus seres originarios, los más amados, este poema, nos pide y ruega por la memoria. Despierta el compromiso con los olvidados y con los que tienen sed de justicia.

VAMOS PUEBLO

Desde aquel niño que iba

       por las noches

entre Oruro y Cochabamba

        y se perdía

en la lejanía con sus llamas

        hasta estos

años, estas contingencias,

        en que se debe

escuchar, en voz rabiosa,

        “tumben

al indio”, hay una dura mar

         popular

que ondea sentida desde

        El Alto

a las fronteras. Una diaria

        historia

vibra desde los pechos y

        los soles

milenarios a las honduras

        polvosas

de las minas y hasta los

        verdes

más íntimos, laboriosos

        y soleados,

bajo un flamear de

        memorias

heridas, de brazos y de

       augurios.

VAMOS, PUEBLO; BAGDAD: 30 FOTOS;  y EN LOS TIEMPOS VASTOS, son los poemas que integran el Tercer Momento del poemario.

Así como las palabras se hacen solidarias unas con otras, se buscan y se reúnen en un poema para darle unidad de sentido y belleza a la Palabra,  y -como gesto único-, se entrega…Así los hombres de buena voluntad necesitan aunarse en gestos sensibles y solidarios, contra toda separatividad, y formar redes…

Éste es el mensaje que trasciende en la poesía de Eduardo Dalter.

El Cuarto Momento, dedicado a Beatriz Vallejos y a Horacio Rossi, con LOS ÁRBOLES y DESPUÉS DE TODO coronan este poemario.

(LOS ÁRBOLES)

……………………

“las semillas los piensan

…………………………

Profundas

e incesantes

contra la sed

contra la noche…”
 
(DESPUES DE TODO)

.....”o cuando parece

que el aire

se aquieta o se

cancela,

ahí se abre la flor,

y dice,

como si fuera

el primer día.”

El Primer Momento, con  9 DE JULIO (suvenir patrio) nos regala un bello paisaje nevado,…/como en una historia  de alegrías y de sombras/ “una historia blanca,/ blanqueada…” y en  LA LLAMA Y EL FOTOGRAFO,  una bella ternura se suelta en la mirada, y conmueve: “y entonces todos se/ arraciman /y sonríen, y la llama, por/ un momento/libre del cordel,/ posa compasiva,/ indiferente  y bella/ para siempre.”

Elijo escribir AUGURIOS, palabra que Eduardo elige muy a menudo…en sus saludos, dedicatorias y diálogos… ¡Augurios!, para que sus palabras-semillas sigan floreciendo en el Jardín de la poesía argentina contemporánea., para que CUATRO MOMENTOS, su libro número 13, número cósmico… trascienda y nos acompañe mientras gozamos de su lectura.

Wilson Pereira, del Jornal de letras (Río de Janeiro), dice en la contratapa: “O poeta Eduardo Dalter pertenece a essa failia, dcada vez mais reduzida, dos poetas genuinos….capaz de revestir de aura trascendente as coisas.”

Otras obras del autor

En la medida de tus fuerzas, Ed. Cantaclaro, Maracaibo, 1982; Silbos, Ed. Del Río de la Plata, Bs.As, 1986; Hojas de sábila, Ed, del  Río de la Plata, Bs.As.,  1982;  Las costas del golfo, Mucuglifo, Mérida, 1995; Mareas, Ed. del Cántaro, Bs. As., 1997; Almendro de naufragio, Ed. La espada rota, Caracas, 2000;  Bocas baldías, Ed. Del Nuevo Cántaro, Bs. As. 2001; El mercado de la muerte, Casa de las Américas, La Habana, 2004;  Hojas de ruta (1984-2004), Ed. Del Nuevo Cántaro,Bs. As. 2005;  Canciones olvidadas, Ed. Recovecos, Córdoba, 2006;Nidia, Ed.del Nuevo Cántaro, 2007.

 


001ecoediciones_2.gif.gif

Quienes quieran contactarse con Eco Ediciones,para pedir presupuesto de publicación y/o adquirir las ediciones publicadas enviar un mail a ecoediciones@redeco.com.ar

"ECO EDICIONES"

TITULOS PUBLICADOS

*Ellos - de Magalí Garcea.
*Canto Poema en Flor - de Héctor Celano.
*Bodegueros del Diablo - de Carlos Carbone y Pablo Marrero.
*Los suenos no se inflaman - de Suyai Malen García Gualda.
* Réquiem in pax - de Mauricio H. Andujar.
* Marrón y Plata - de Lina Avellaneda.
* La nieta del presidente - de Corina Avellaneda.
* + de 100 tangos nuevo - de Letrango.
* El Títere - de Juan A. Núnez.
* En la ciudad de Las Artes - de Marcelo Rodriguez.
* Cuentos para matar...el tiempo - de Emilio Fernández Cordón.
* Caminos - de Jorge Asterión.
* Pasajeros del penúltimo - Tren Poemas y cuentos sobre rieles - de Carlos Carbone Gabriela Delgado Emilio Fernandez Cordón Pablo Marrero.
* Leyes del Terror. Investigación Red Eco Alternativo.
* ...Y dáelo al fuego. Sonnia de Monte.
* Doceciudadanos + uno- de Carlos Carbone.
* Cuentos para matar...te - de Emilio Frenández Cordón.
* Medanales: crónicas y desmemorias - de Gabriel Impaglione. 

"ECO EDICIONES"

 
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR