Irak: tres millones y siguen sumándose Imprimir E-Mail
Wednesday, 15 de August de 2007
Las muertes directa e indirectamente atribuibles a la invasión y ocupación estadounidense de Iraq se acercan a tres millones de personas, una cifra mayor que la de los genocidios de Ruanda y Sudán juntos.

(David Gonder - CommonDreams.org/Uruknet) Iraq – Un informe reciente publicado por Just Foreign Policy estima que las muertes ascienden a un millón lo que hace suponer que la cifra de muertos causados por Estados Unidos en Oriente Próximo supera los tres millones de personas, sin siquiera contar las víctimas en Afganistán o Palestina.
Las muertes de iraquíes desde la invasión estadounidense incluyen la violencia ocasionada por el abrumador poder militar aéreo y terrestre del ejército estadounidense, las muertes causadas por la destrucción de la infraestructura civil, y las desapariciones y muertes causadas por el conflicto sectario y las luchas internas de poder entre las diferentes facciones iraquíes.
Muchos defensores de la ocupación de Iraq afirman que la retirada del ejército estadounidense de Iraq haría estallar el genocidio debido a que el conflicto sectario y la guerra civil aumentarían hasta quedar fuera de control. De hecho, la violencia podría aumentar temporalmente a corto plazo tras la retirada de EEUU. La naturaleza aborrece el vacío y la competencia entre las facciones iraquíes por el poder podría aumentar mientras se apresuran a llenar dicho vacío.
Sin embargo, lo que está claro es que la invasión estadounidense y la continua ocupación de Iraq constituye en y por sí mismas un tipo de genocidio. Según un estudio realizado en 2003 por el Centro para Estudios de la Población, las sanciones estadounidenses contra Iraq en los años noventa causaron la muerte de un millón de civiles Iraq. Y EEUU financió a ambos bandos de la guerra irano-iraquí en los ochenta, con lo que contribuyó a la muerte de más de un millón de árabes y persas, según afirma Farhang Rajaee en un artículo publicado en 1993 por la Universidad de Florida titulado The Iran-Iraq war: the politics of agresión ["La guerra Irán-Iraq: la política de agresión"] .
Ahora han muerto otros 996.836 iraquíes desde la invasión estadounidense en 2003. Esta invasión unilateral, preventiva e ilegal alimentó la inestabilidad y el conflicto sectario, y hay pocas esperanzas de que el conflicto interno acabe mientras Iraq esté bajo la ocupación militar extranjera.
Esta situación es históricamente similar al periodo colonial, durante el que las luchas internas entre tribus indígenas africanas y de otros lugares aumentaron debido a los estragos causados por los poderes coloniales y sus estrategias de "divide y vencerás".
El futuro inmediato de Iraq es sombrío con unas soluciones que van de malas a peores. Nuestra única esperanza de acabar con esta violencia sin sentido es una retirada incondicional e inmediata del ejército estadounidense de Iraq seguida de algún tipo de ayuda responsable por parte de fuerzas de paz de Naciones Unidas y árabes.
Si los iraquíes han de entrar en una guerra civil para poner orden en el caos que les ha dejado nuestro gobierno, dejémosles. Puede que ella misma se consuma como en Líbano y sin ninguna otra interferencia por parte de occidente a parte de la reconstrucción y las reparaciones, los iraquíes serán capaces de reconstruir su devastado país.

 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR