Especial: Mes de abril AGUA Imprimir E-Mail
Monday, 11 de May de 2009

haderespecialaguach.gif

Argentina-Abril de 2009
Diseño: Caro Butron Avalos-Red Eco

agua.jpg

LLUVIA

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.
(…)
Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.
(…)
¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!

Federico García Lorca
tambo.jpg

Tampumachay

En quechua:tanpu mach'ay, lugar de descanso


Perú-Culto Inca al Agua. Aquí descansaba el jefe del Imperio y al bañar su cuerpo con esta agua, su juventud permanecería.
Mediante un complejo sistema de canales y acueductos los Incas bajaban el agua de la montaña y edificaron estos baños. Las dos cascadas inferiores, llamadas Pitu Paccha, son idénticas y transportan igual cantidad de agua.

madryn2007-03-11_38.jpg
SED
El horizonte era puro desierto. También el paisaje. Y el suelo.
Hacía tiempo que no llovía.
Su mundo, el de ellos, parecía un puzzle de terrones y cascotes.
La sombra había muerto hacía años. Y la vegetación.
Sobrevivían en agujeros cavados bajo tierra, cerros y cordilleras.
Nieves, hielos, manantiales, vertientes, ríos, arroyos, lagos y lagunas eran memorias del pasado muy pasado.
La legión —seis hombres tres mujeres— hizo un alto al pie de la luna. El comandante mandó carnear el último perro. Con el primer tajo, se apuraron a beber la sangre. Hasta no saciarse. Pero, si eran certeros, suficiente para continuar.
Cada voluntario llevaba un tiesto. Debían ser certeros para embocarle al orinar. Cada gota era vital. Los conduciría a su destino.
Una semana más tarde, regresados a las cuevas, distribuyeron las cubas de cuero cargadas de agua que habían traído como botín.
Volvieron cinco. Dos mujeres y tres hombres. La lucha contra los vigilantes de las fortalezas no era fácil. Las armas tecnológicas que esgrimían superaban a sus lanzas, espadas, arcos y flechas, cuchillos y gomeras.
Al día siguiente, el comandante llamó a ocho voluntarios. Partirían en dos días. Que empezaran a despedirse, dijo.
Faltaba poco para terminar el siglo. En el país había nueve millones de habitantes. Dos en los páramos —habían sido sesenta— y siete en las fortalezas.
Se moría y se mataba por un vaso de agua. Aunque los vasos solían ser de oro. Fuera de las fortalezas el panorama era de pudrición y espanto. Miles de cadáveres se cocinaban al sol.
Había fortalezas en todo el planeta. Los poderosos las habían construido. Antes, habían acumulado el agua. Toda el agua.  
En la Argentina, las fortalezas estaban en la Patagonia y en el Litoral. Los glaciares hacía mucho habían sido vendidos. Los compradores los habían fundido y trasladado su precioso jugo, por acueductos, a las ciudades amuralladas. El resto era nada. La más vacía de las nadas.
Dos días después, el comandante arengó a su tropita y partió.
En las cuevas quedó lo que quedaba. Y la esperanza.   
La esperanza de los desposeídos.
Juntarse. Y cambiar las cosas todas.
Siempre la esperanza.
Y la sed.
 
el emilio
Hecho en Mendoza,
el jueves santo de 2009.
lagotitikaka-001.jpg

A la Justicia por el conflicto del agua

(EcoDias) La asamblea de vecinos de Villa Ventana decidió por unanimidad iniciar una demanda judicial contra los responsables de estos cinco meses de escasez de agua en esa localidad turística. Cuando empezó a hablarse de la falta de agua en Villa Ventana todos pensaron que se trataba de un problema que se iba a mantener durante un corto lapso de tiempo porque en el mientras tanto se iban a encontrar soluciones parciales. (Leer más...)

Los glaciares se derriten en el mundo y la Argentina no es la excepción

(NA)- Los glaciares se derriten en el mundo por el cambio climático y la Argentina no es la excepción, por lo que esta semana se recordó en la Comisión de Recursos Humanos de la Cámara de Diputados que el glaciar es la principal fuente de agua que viene de la cordillera y que se pueden prever las consecuencias. (Leer más...)

El agua, bien común de la humanidad y derecho humano

(Serpaj) Se viene advirtiendo que el siglo XXI será el siglo de los conflictos por el agua, ya que el "oro azul" se está convirtiendo en uno de los recursos estratégicos más importantes. El contexto internacional actual es de una preocupante escasez de este recurso fundamental para la vida. En el mundo, más de 1200 millones de personas no tienen acceso al agua potable, 4 millones de personas mueren cada año de enfermedades vinculadas con la falta de agua potable, y 6000 niños mueren cada día por haber consumido agua no potable. (Leer más...)

 
madryn2007-03-11_338.jpg

 Del Libro “SED”

Autor: Pablo Marrero

Editado en Abril de 1999.

 …Dejó la escoba en el rincón de siempre y se dispuso a lavar los platos. Cuando abrió la canilla, el chorro de agua que salió con fuerza, en segundos se transformó en un delgado hilo que terminó en espaciadas gotas con un ruido en el metal.
-Otras vez!- se quejó
Asomó la cabeza por la pequeña ventana, buscando la figura de su marido y gritó:
-Antonio, Antonio!...
La voz de Maria me despertó del sopor en que estaba sumergido. el guiso, el vino el calor insoportable del mediodía producían una combinación somnífera que solo podía remediar dormitando un rato a la sombra de paraíso, con la espalda apoyada en su grueso tronco.
Tire el pucho en la zanja y me dirigí tambaleando para adentro. Desde la puerta de la cocina con mal humor pregunté:
-Qué pasa que haces tanto escándalo?
-Se cortó otra vez el agua, tengo los platos y la ropa para lavar y solamente hay un tacho lleno.
Pensé que esto venía sucediendo todos los días y que por las noches las canillas comenzaban a trabajar de nuevo.
-No te preocupes, para esta noche consigo un barril y mañana nos vamos a tener problema.
-Si viene el agua –me contestó secamente- o vos te olvidas del año pasado, cuando estuvimos varios días con el tanque vacío y la diarrea que mató al chiquito de Juana…
 …La gente tomaba la falta de agua como algo rutinario, sin ningún sobresalto, racionalizando y planificando. El contenido de cada recipiente tenía una función distinta: ese para tomar, aquel para cocinar el otro para lavarse.
Así pasamos todo el lunes a la espera de que alguna canilla abierta empezara primero a estornudar y luego a vomitar con avidez, trayendo frescura y alegría.
Pero de los grifos solo salió algún que otro chillido que hizo que Maria Corriera con el balde sin lograr meterle un solo milímetro de liquido.
Pablito, cada tanto chupaba de una canilla, escupiendo después con asco, el gusto a oxido. Al caer la noche solo algunos precavidos contaban con un o dos tachos llenos.
Al regresar de sus trabajos los hombres ya en conocimiento de la situación por los comentarios recibidos al ingresar al barrio, miraban a sus mujeres con enojo, como si ellas fueran las culpables de lo que estaba sucediendo.
La cosa aun no pasaba a mayores. los que se habían quedado sin nada, tenían agua mineral, soda o alguna gaseosa para pasar la noche sin el agobio de la sed. Además era seguro que en las horas de oscuridad y silencio el liquido subiría por las cañerías y por lo tanto todo el mundo se preparaba para la vigilia, cosa de tener al tanque lleno y algunos baldes de reserva por si al otro día se repetía la misma situación….
 …Maria se levantó dejando a Antonio profundamente dormido. Puso un poco de agua mineral en la pava que apoyó sobre el fuego y encendió la radio.
La idea de ejercer como maestra le produjo una alegría inmediata, se dispuso a encarar el día con buen animo, sin preguntarse porqué, nunca había ejercido su profesión, (…)
La voz del Gerente de “Aguas Limpias”, haciendo declaraciones por la radio, interrumpió sus cavilaciones:
-“En estos momentos existen alrededor de dos mil viviendas sin agua. A un gran sector de la población que viene sufriendo este problema, se les ha suministrado durante toda la noche el vital elemento. La situación es complicada, pero llamamos a mantener la calma. Junto con la baja del río que impide la existencia de suficiente presion para que el liquido fluya con normalidad, tenemos la red de canería en un estado calamitos, producto de la negligencia de la administración anterior.
Los técnicos trabajan duramente y es seguro que en el resto del día la emergencia se irá superando”.
Maria apago la radio con rabia….
 …Entramos a la capilla como la barra brava que sube a la tribuna justo en el momento en que el referí pita su silbato dando comienzo al partido. Noté que desde el púlpito el cura nos observaba de reojo con severidad. Haciendo silencia nos acurrucamos en un rincón esperando que terminaran de orar.
Di un sobre salto al escuchar la voz del padre Miguel tan cerca nuestro.
- Ya desde temprano estuvieron chupando? –Dijo frunciendo su nariz-.
- Y usted padre, -le replicó el Negro- hablando del cielo, mientras en la tierra nos estamos resecando?
Sin contestarle nada, empezó a caminar y nos invitó a que lo siguiéramos.
-Vengan tenemos que habla.
Un grupo de personas que habían estado en la misa conversaban en voz alta. El padre Miguel se sentó al costado de la mesa y golpeando las manos gritó:
-Vamos, vamos, que hay mucho que hacer!.
Las sillas tronaron. Yo me acomodé al lado de Maria y del Negro, Pablito de un salto se sentó sobre mis piernas.
-hay que organizar la cosa –empezó el cura- en las casas ya no queda ni una gota de agua y en realidad no tenemos ninguna información de cuando puede venir. Así que viendo como está la situación hay dos problemas urgentes a resolber, el primero es conseguir agua para pasar el día y el segundo es recabar información.
El mate empezó a pasar de mano en mano.
-Yo propongo –gritó de atrás don Carlos- ir a buscar agua al barrio La Horqueta, ellos cargaron durante toda la noche y seguramente que pueden darnos sin ningún problema. En cuanto a la información es usted padre el mas indicado para conseguirla
-Yo pongo el carro para cargar los tachos y los bidones –se ofreció Esteban-.
-Yo el rastrojero –dijo otro-.
-Esperen -dijo el Cura- por un lado se necesitan mas medios de transporte y por el otro con el parlante de la iglesia se puede ir avisando a la gente que se concentren con los tachos aquí en la puerta. Don Carlos y Esteban ustedes se pueden encargar de eso. En cuanto a la información pasado mañana tenemos un entrevista en la municipalidad con el intendente  y el propio vice gobernador de la provincia. Yo propongo que me acompañen Antonio, el Negro y Raúl.
-Tiene que ir alguna mujer –gritó Doña Carmen-
-Perfecto, estamos todos de acuerdo, -pregunto el Cura mirando a la gente-.
Nadie dijo nada, solo algunos asintieron con la cabeza.
-Bueno, manos a la obra, que todo el mundo se ponga a trabajar para conseguir el agua para hoy.
El recibimiento de los vecinos del barrio La Horqueta no fue tan calida como el día. Algunos por temor a la maroma cerraban las puertas y ventanas de sus casa, La mayoría contestaban que no tenían nada que darnos y solo unos pocos llenaban algún que otro bidón que era escondido celosamente por el agraciado que lo recibía.
Habiendo pasado un par de horas, el clima empezó a ponerse tenso, cuando algunos intentaban ingresar por la fuera a las viviendas. Al producirse esto se fortificaban las posiciones defensivas, distribuyéndose palos, cuchillos, hachas y algún revolver entre los miembros de la familia.
Minuto a minuto se sucedieron las escaramuzas, inundando el lugar de gritos, lamentos y explosiones. Por la tarde el barrio era escenario de una verdadera batalla campal, la cual empeoró con la llegada de la infantería y la montada. Yo corría de un lado a otro gritando que nos fuéramos del lugar, pero mi voz afónica era tapada por otros gritos y nadie la escuchaba.
Me detuve bajo un árbol para tomar aliento y vi que a pocos metros un policía montado en su caballo marrón se ensañaba a garrotazos con un pibe. En dos o tras golpes lo derribó y colgando de sus pues sobre el animal inclinaba su cuerpo hacia abajo y le seguía pegando en el suelo. En un momento el caballo dio un salto y calló con sus patas delanteras sobre el pecho del muchacho. Escuché un crujido, como si se hubiera roto una madera seca. Salí corriendo hacia allí. Cuando llegué, el pibe estaba con los ojos abiertos, tenia la cara mascullada y el pecho hundido. (…)
A fuerza de palos, gases, balas de goma y de las otras, la situación había sido controlada.
El saldo fue de cuarenta detenidos, varios heridos, un muerto y una sed que ardía en las gargantas.
Al entrar nos encontramos con un hombre...
agua_imagen.jpg

Para ver más fotos:

Analia Rodriguez

Céleste Neyra

 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR