Negación y muerte Imprimir E-Mail
Wednesday, 29 de August de 2007
La justicia volvió a impedir un aborto legal

(Red Eco) Entre Ríos - En localidad de Paraná, la jueza de Menores y Familia Claudia Salomón hizo lugar a un recurso para impedir el aborto de una chica de 19 años que fue violada. Los médicos del Hospital Materno Infantil de la localidad se mostraron dispuestos a realizar la intervención, que se enmarca en los casos previstos como aborto no punible del Código Penal, porque la chica ha sido diagnosticada con una severa discapacidad mental.
En el hospital le dijeron a su madre que se dirigiese a la Justicia para denunciar la violación, que está siendo investigada por la fiscalía.
El coeficiente intelectual de la joven, según los informes, es el de una nena de cinco años. Pertenece a una familia humilde que vive en el barrio de Humito. Cuando su mamá expresó su voluntad de que se realice el aborto, la defensora Maria Marcela Peterson interpuso una medida cautelar con el magullado argumento de “los derechos de la vida por nacer”.
La mamá de la joven se enteró del fallo que impedía el aborto en el hospital. Ayer apeló la medida y exigió que se retire a su hija de un hogar del Consejo del Menor en el que se ordenó su internación.
El año pasado hubo dos casos similares, en Mendoza y Buenos Aires, en los que finalmente la Justicia autorizó los abortos, ya que se enmarcaban también en el inciso nº 2 del artículo 86 del Código Penal, que permite el aborto a mujeres discapacitadas que fueron violadas.
En tanto que hasta en los casos previstos por la ley la justicia continúa entorpeciendo su cumplimiento, los proyectos para despenalizar el aborto se encuentran congelados en la Cámara de Diputados y en el país existe el aborto seguro para quienes pueden pagarlo, y la negación del derecho a decidir y el peligro de muerte para las mujeres pobres. El jueves pasado se presentaron en el país los datos del “Informe sobre Muerte y Negociación: Aborto Inseguro y Pobreza” de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF). De acuerdo al informe, 19 millones de mujeres pobres se someten a abortos inseguros anualmente. El trece por ciento muere como consecuencia. La existencia de leyes que consideran al aborto como un delito no sirven para impedir que estos se realicen, sino que empujan a miles de mujeres a poner en riesgo su vida. Todos los casos de mortalidad materna ocurren en países del “tercer mundo”, dejando al descubierto la brecha que existe en materia de salud entre las naciones. De las 500.000 mujeres muertas anualmente por complicaciones derivadas de los abortos inseguros, representan alrededor de 70.000.
Los estudios de opinión publica realizados en Capital federal, Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza, concluyeron que el acuerdo con la despenalización del aborto se ubica entre el 44 y el 62 por ciento de la población.
Según datos de la Agencia Informativa Mercosur, en el primer cuatrimestre de 2007 se registraron en la provincia de Entre Ríos, 482 casos de abortos en curso, denominados así cuando la mujer que llega al hospital al borde la muerte por prácticas abortivas clandestinas.
En Argentina el aborto constituye una de las principales causas de muerte materna, y Entre Ríos se ubica en cuarto lugar. Se calcula que en el país se realizan 600 mil abortos al año, de los cuales entre 2.100 y 2.400 terminan en la muerte de las pacientes, siendo hospitalizadas alrededor de 70.000 mujeres por complicaciones en sus abortos. De 100 mil mujeres que se practican un aborto, entre 350 y 400 mueren en el quirófano. La mayoría de ellas son pobres y no tienen educación ni acceso a un servicio de obstetricia especializada, mucho menos reciben asistencia legal o contención de las instituciones.
Fuentes: enredando.org, AW, Artemisa

 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR