Impunidad en el sur Imprimir E-Mail
Wednesday, 16 de June de 2010
Ayer a la madrugada, un policía mató a Diego Bonefoi de 15 años en un barrio de Bariloche. Hoy, durante el velatorio la policía reprimió a sus amigos y familiares, y mataron a otro joven.


(Cecilia Litvin - Red Eco) Río Negro – En el barrio Boris Furman del alto de Bariloche, a las cuatro de la madrugada un policía mató, usando su arma reglamentaria, de un disparo en la cabeza a Diego Bonefoi. El homicida estaría identificado y detenido.
La justificación policial fue la misma de siempre. Los efectivos de la Comisaría 28 se acercaron a la zona y habrían advertido una actitud sospechosa de parte de tres jóvenes, creyeron que estaban robando. La respuesta fue también la de siempre. Dispararon y mataron.
El velatorio de Diego se realizó hoy en su casa, que se encuentra frente a la Comisaría. Sus amigos y familiares se movilizaron y manifestaron su indignación ante lo sucedido, la policía intentó dispersarlos dando tiros al aire, disparando balas de goma y arrojando gases lacrimógenos. Contaron para ello con refuerzos llegados de todas las comisarias y del grupo de operaciones especiales, BORA. Los vecinos respondieron con piedras. Según relataron testigos, los efectivos dispararon contra las viviendas y amenazaron con matar a todos los chicos del barrio. Y cumplieron en parte con su palabra, ya que durante la represión la policía mató a un hombre de 29 años, mientras que otra persona se encuentra en grave estado. Se registraron, además, 20 heridos leves en el hospital local. Los enfrentamientos aún continúan a estas horas de la noche y los vecinos definieron realizar mañana al mediodía una marcha para reclamar justicia por los asesinatos en manos de la policía.
Ser joven y pobre en el sur del país no es fácil. Deben enfrentarse a una cruda realidad que incluye necesidades económicas, persecución policial y falta de respuestas por  parte de la justicia y del gobierno provincial. En los últimos años, se conocieron varios casos de jóvenes asesinados o desaparecidos.
El lunes se cumplieron siete años de la desaparición de Sergio Ávalos, quien el 14 de junio de 2003, fue a bailar con unos amigos al local “Las Palmas”, en la ciudad de Neuquén. Testigos vieron cómo patovicas del lugar lo llevaron hacia un sector especial del boliche, en donde fue duramente golpeado. Desde esa noche, no se supo nada más de él. Tampoco hubo avances en la investigación policial y judicial.
En tanto, el martes se cumplieron dos años del asesinato de Atahualpa Martínez Vinaya.
En la madrugada del 15 de junio de 2008, el joven fue sacado de un boliche de la localidad rionegrina de Viedma y apareció muerto, con un tiro por la espalda, en un descampado a cinco kilómetros del lugar.
Nada se sabe de los culpables de ambos hechos. Y los avances en la investigación, a pesar del tiempo transcurrido, son pocos.
En cambio, sí se sabe quién fue el asesino de Nicolás Mardones Cambareri. Hace seis meses, Nicolás salía de la Escuela de Arte Alcides Biagetti, de la sureña localidad bonaerense de Carmen de Patagones, donde estudiaba. Caminaba por la vereda cuando recibió un disparo en la nuca, que lo mató. La bala salió de un arma que manipulaba Jorge Vázquez en su vivienda. El hombre, que al menos está imputado, se dedica a la caza mayor, y estaba manipulando un arma que se utiliza para esa actividad.
Los casos de muerte y asesinatos jóvenes se multiplican. Y las respuestas oficiales escasean. La impunidad continúa vigente.
Fuentes: Diario al Día / FM Gente de Radio / www.avkinpivkemapu.com.ar / OYR.
Contacto: FM Gente de Radio http://fmgentederadio.radioteca.net // 02944-436-254 //  02944-15-593-613.

Escuchar Entrevistas y más información: RNMA

 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR