En Atenco pasan del “venceremos” al vencimos Imprimir E-Mail
Thursday, 22 de July de 2010
Gracias al tesón de un movimiento de solidaridad que ha traspasado las fronteras mexicanas, los últimos 12 activistas presos de Atenco fueron liberados hoy jueves.

(Sergio de Castro Sánchez - Diagonal) México - Han hecho falta cuatro años de intensa lucha para que el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), junto a una miríada de colectivos, organizaciones e individualidades de los cinco continentes, consiguiera que a principios de julio fueran liberados los últimos 12 activistas presos por los hechos acontecidos en San Salvador mexicoatencoliberanpresos.jpgAtenco en mayo de 2006.
Fruto de una intensa labor de presión desde los movimientos sociales, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenaba su libertad inmediata al considerar que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México basó sus acusaciones en premisas falsas y utilizó pruebas ilícitas en contra de los ahora liberados.
Casi dos semanas después, la justicia mexicana retiraba los cargos contra América y Josefina del Valle, hija y prima, respectivamente, de Ignacio del Valle, el preso de Atenco con la condena más larga. Sentenciado a 112 años de prisión mayor, estaba encerrado en el penal de alta seguridad del Altiplano junto a Felipe Álvarez y Héctor Galindo, condenados ambos a 67 años. América del Valle era objeto de persecución política desde 2006 y se hallaba refugiada en la embajada de Venezuela, país al que había solicitado asilo político recientemente.
Desde que en 2001 el Gobierno Federal anunciara su intención de construir el nuevo aeropuerto de Ciudad de México en tierras de Atenco, la lucha por los derechos territoriales de sus pobladores no ha cesado. La paralización del proyecto, producto de intensas movilizaciones, así como la visita del subcomandante Marcos en 2006 en el recorrido de La Otra Campaña impulsada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, con la intención de acercar y coordinar resistencias y alternativas, fueron, según los movimientos sociales, la base de la respuesta represiva que vivió la localidad en 2006. A partir de ese momento, mientras el “caso Atenco” se convertía en bandera de lucha contra la impunidad y por la justicia, el FPDT sumó dos nuevas reivindicaciones: la liberación de sus presos políticos –así como la de los del resto de México– y el castigo a los culpables materiales e intelectuales de los hechos, ámbito, éste último, en el que las acciones judiciales han sido prácticamente nulas.
Muy diferentes, sin embargo, han sido los logros de la lucha social respecto a la exigencia de libertad de los presos de Atenco. Con una estrategia basada tanto en la difusión y la movilización permanentes en México y en el resto del mundo –especialmente en Europa– así como en la acción en los tribunales, los más de 200 detenidos de mayo de 2006 fueron paulatinamente liberados hasta llegar a las últimas excarcelaciones dictadas por la Suprema Corte, cuyo fallo ha sido considerado “precedente y argumento jurídico y moral válido desde ahora para tantos casos similares, presentes y futuros, dispersos por todos los juzgados del territorio nacional”, según palabras de Adolfo Gilly, del Comité Libertad y Justicia para Atenco.
Cuatro años de lucha
Cartas de presos, fórums, marchas, mítines, documentales, plantones como el que La Otra Campaña instaló en los penales en los que estaban confinados los y las presas –y que permaneció en pie hasta que salieron todos ellos–, y un largo etcétera han sido parte de una estrategia de lucha que se ha profundizado en el último año y medio. En este marco, destaca el nacimiento del Comité Libertad y Justicia para Atenco a mediados de febrero de 2009 como un espacio conformado por intelectuales, artistas y organizaciones a los que se les fueron sumando otros de América y Europa, como Noam Chomsky y hasta doce premios Nobel.
El Comité surge como parte de una campaña nacional e internacional que, tras el fallo de la SCJN de ese mismo mes que liberaba de toda responsabilidad a los gobiernos estatal y federal de los hechos de 2006, busca no sólo la liberación de los presos políticos, sino también reclamar esa responsabilidad negada.
Como parte de la segunda etapa de esa campaña, el 11 de septiembre de 2009 arrancaba en el Estado de Chiapas la gira “12 presos, 12 estados”, durante la cual el FPDT realizó un total de 93 eventos además de establecer contacto con 119 organizaciones del país. El 13 de diciembre se cerraba la gira en San Salvador Atenco con el Festival Atenco Resiste. Un mes después, la SCJN aceptaba revisar los casos de los presos ahora puestos en libertad.
La presión social volvía a dar sus frutos el 29 de junio: el FPDT convocó una exitosa Jornada Mundial por la Libertad en Atenco a la que, además de mítines y marchas en la capital mexicana, se sumaron iniciativas de al menos 15 ciudades de América y Europa. Un día después, la SCJN decretaba la libertad de los últimos 12 presos.
 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR