Situación de los periodistas en Honduras es motivo de profunda preocupación para el gremio Imprimir E-Mail
Friday, 27 de August de 2010
hondurasremeraperiodistas.jpg

La activista aseguró que la lista de diez periodistas asesinados en el año en curso ha generado gran preocupación en la comunidad hondureña pues saben el papel importante que tienen los comunicadores en la sociedad, además de afirmar que hasta los momentos no se ha esclarecido los verdaderos motivos por los que liquidaron a estas personas.


La integrante de la Plataforma de Derechos Humanos de Honduras, Alba Mejía, afirmó que la  violencia que se ha desatado desde el golpe de Estado en contra de los periodistas es de suma preocupación, por lo que exigió justicia para enfrentar la situación.
"En cuanto a los periodistas también es motivo de profunda preocupación para las organizaciones de Derechos Humanos y para la comunidad hondureña en general porque todos sabemos el importante papel que cumplen los periodistas en el país y cuando no hay investigación de las muertes de periodistas, hay cantidad de especulaciones y eso no nos conviene como sociedad", expresó Mejía en entrevista para teleSUR.
El más reciente de los asesinatos de periodistas corresponde a Israel Zelaya Díaz, conocido como "Chacatay", quien fue encontrado muerto en la tarde de este martes en las inmediaciones de San Pedro Sula (noroeste) con tres heridas de bala.
Autoridades policiales de Honduras presumen que Zelaya Díaz fue abandonado sin vida en una carretera por varios desconocidos que se transportaban en un taxi. Los funcionarios mantienen la hipótesis porque en el lugar "no se encontraron casquillos u otros indicios" de este hecho.
Al occiso le encontraron entre su ropa, la billetera y otras pertenecías incluido el carné del gremio al que pertenecía.
Por su parte, la camarógrafa, Miriam Huezo, denunció que los mayores ataques a los periodistas extranjeros y alternativos provienen de la prensa hondureña de carácter privado.
"Muchas veces una siente un poco de temor, de que ya es como una amenaza" a otro compañero de labores. "En mi caso (como camarógrafa y fotógrafa) he tenido que enfrentar situaciones delicadas", expresó.
Zelaya Díaz, de 56 años de edad, es el décimo profesional de la comunicación que es ultimado en lo que va de año en Honduras.
El pasado 18 de febrero, el periodista Nicolás Asfura, de 42 años de edad, fue hallado muerto atado de pies y manos en la bañera de su vivienda. Seguidamente, el 1 de marzo, Joseph Hernández Ochoa, de 26 años, fue baleado cuando iba en su vehículo.
El 11 de marzo fue acribillado, David Meza, de 51 años de edad, quien se desempeñaba como corresponsal del Canal 10. Tres días después, el 14 de marzo, es asesinado el periodista Nahum Palacios Arteaga, de 34 años cuando también se desplazaba en su carro.
El junio de este año el director de Canal 19, Luis Arturo Mondragón, fue ultimado hacia las 22H00 hora local (04H00 GMT del martes) cuando estaba sentado con su hijo en la acera de su casa minutos después de salir de su programa, según los informes.
Los otros periodistas hondureños asesinados durante el año son Georgino Orellana (el 20 de abril), Luís Chévez Hernández (11 de abril), Bayardo Mairena y Manuel Juárez (26 de marzo).
La relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Catalina Botero, había señalado el pasado 24 de abril que la institución había denunciado los crímenes y exhortado al Estado a adoptar las medidas necesarias para investigar y juzgar a las personas que cometieron los asesinatos, "para que de una vez por todas la prensa pueda realizar su trabajo de manera libre y desinhibida" en la nación centroamericana.
El 16 de junio de este año, la Organización de Periodistas Iberoamericanos (OPI) sostuvo que denunciará ante el Tribunal Penal Internacional y otros organismos internacionales al cuestionado gobernante de Honduras, Porfirio Lobo por ignorar los múltiples asesinatos a periodistas que se han perpetrado en Honduras y que suman diez en lo que va de año.
El gremio había expresado que el actual Gobierno hondureño ha demostrado un total desprecio por los derechos humanos y la libertad de los ciudadanos, particularmente la de los profesionales del periodismo.
Adicionalmente a los crímenes cometidos en contra de los comunicadores sociales, también existen denuncias por el asesinato de más de 50 abogados, políticos, empresarios y gente del pueblo a manos de bandas armadas que, presuntamente trabajan para el Estado.
Según la OPI, esta cantidad de fallecidos son contabilizados a partir del golpe de Estado orquestado por el entonces presidente de facto Roberto Micheletti.
Fuente: TeleSur 
 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR