Minustah acusada de importar el cólera Imprimir E-Mail
Friday, 19 de November de 2010

El enojo popular con la Minustah derivó el lunes en disturbios en la septentrional ciudad de Cap-Haïtien. La gente agolpada alrededor de un joven muerto tirado en la calle, acusó a los soldados de la Minustah de haberle disparado. Efectivos haitianos confirmaron a la prensa la muerte de por lo menos dos manifestantes, uno de ellos de un tiro en la espalda. Las fuerzas de paz alegaron que actuaron en defensa propia.

 


(Por Ansel Herz - IPS/Médicos Sin Fronteras/Aporrea-Patria Grande) Haití- "La gente está frustrada y por eso salen a la calle. Dicen que van a luchar contra la muerte", dijo Surfin, joven haitiano.
Los manifestantes erigieron barricadas en la calle y lanzaron piedras y botellas a los efectivos de la Minustah. Dos comisarías fueron incendiadas, relató.
haiti-colera.jpgTambién hubo protestas en las ciudades de Hinche y Gonaïves, en el centro del país, asolado por el cólera.
La población haitiana acusa a las fuerzas de paz de traer el cólera a Haití.
El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de EEUU señaló que la cepa de la bacteria responsable del actual brote de cólera en Haití coincide con la variedad endémica en Asia meridional.
Se estima que 200.000 personas podrían morir antes de que pueda controlarse la epidemia, lo que puede demorar hasta unos seis meses.
Las autoridades se esfuerzan por contener al avance de la enfermedad, que ya mató a más de 900 personas, dos semanas antes de las elecciones.
"La violencia preelectoral es tradicional en Haití", dijo el portavoz de la Minustah, Vincenzo Pugliese. "La gente está confundida, asustada y es fácil de manipular en un sentido u otro", apuntó.
"Básicamente la Minustah y el cólera se metieron en la política. Se los está explotando", se lamentó, pero se negó a mencionar a una persona o una organización.
"Alguien está detrás de esto. La población no tiene los medios para comunicarse entre sí y organizar algo como esto. Hay alguien que la incentiva. Es claro, forma parte de un plan", aseguró Pugliese.
El enojo hacia los efectivos de la Minustah fermentó y se manifestó varias veces en protestas pacíficas desde que el adolescente Gérard Jean Gilles fue encontrado colgado de un árbol a fines de agosto en una base de las fuerzas de paz en Cap-Haïtien.
Pocos días después, una patrulla de la Minustah repelió con gases lacrimógenos una agresión con piedras. Un soldado resultó herido, según un informe interno de la fuerza.
Diecisiete organizaciones de la sociedad civil escribieron una carta abierta al jefe de la Minustah solicitándole una investigación independiente y condenaron lo que llamaron "su decisión de obstruir la justicia haitiana en este caso".
La investigación interna concluyó que Gilles se había suicidado, dijo Pugliese.
Una calle de Champs de Mars, una plaza de Puerto Príncipe, quedó el lunes inundada por el olor a goma quemada que emanaba de los restos carbonizados de dos neumáticos incendiados por estudiantes de la Facultad de Etnología, quienes montaron una barricada en solidaridad con los manifestantes y tiraron piedras contra vehículos de la Minustah.
En mayo, las fuerzas de paz respondieron con disparos de disuasión, balas de goma y gases lacrimógenos, que dejaron varias personas heridas en el campamento de la plaza.
Pero esta vez se fueron, según los estudiantes. Pugliese no lo pudo confirmar ni desmentir.
"Protestamos por la misma razón que lo hacen en Cap-Haïtien y en Hinche. La Minustah trajo el cólera. El gobierno es irresponsable", dijo Lucien Joseph.
"Ha muerto mucha gente y no hay una respuesta seria. Todo el país se levantará para reclamar la partida de la Minustah", añadió el joven.
"Todos los hospitales en Puerto Príncipe están rebosando de pacientes", dijo Stefano Zannini, coordinador general de Médicos Sin Fronteras en Haití.
Desde que la epidemia de cólera se confirmó en octubre en la región de Artibonite en Haití, los equipos de la organización médico-humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) han tratado más de 10.000 casos sospechosos en todo el país. Además de los 3.000 trabajadores de MSF que ya estaban en Haití, más de 100 trabajadores internacionales y 400 haitianos trabajan en la intervención de cólera.
"La situación es muy preocupante para nosotros en estos momentos. Todos los hospitales en la capital están llenos de pacientes y estamos viendo siete veces más casos que el número total de casos que teníamos hace tres días“, dijo Zaninini.
Subrayo que están “muy preocupados por el espacio. Si los casos continúan creciendo a este ritmo, tendremos que tomar medidas drásticas para poder tratar a los pacientes como usar espacios públicos e incluso calles. No me extrañaría que esta situación se deteriorase hasta el punto de tener que poner pacientes en la calle esperando su tratamiento“.
Señaló, además, que la falta de personal medico un “problema crónico en Haití y estamos casi desbordados. Nuestros equipos trabajan 24 horas al día y empiezan a estar cansados, ya no dan más de si y están muy estresados por la carga de trabajo“.
“Pero otro problema es que cuando el paciente acaba el tratamiento y deja el centro, vuelve a una zona potencialmente infectada por cólera. En Puerto Príncipe, 1.4 millones de personas aún viven en campos, donde la higiene, el saneamiento y el agua potable son escasos. Este 1.4 millón de personas dependen completamente de las agencias humanitarias para tener agua potable“, afirmó Zannini.
 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR