Las universidades británicas en lucha por su futuro Imprimir E-Mail
Friday, 03 de December de 2010
Las universidades británicas han continuado con las movilizaciones durante esta semana. Las siguientes grandes movilizaciones se están planeando para el 9 o el 11 de diciembre, coincidiendo con la votación en el Parlamento sobre la subida de las matriculas universitarias, que podían alcanzar las 9.000 libras. En tanto, en Italia el Congreso aprobó el recorte del gasto de educación entre fuertes manifestaciones

(Daniel Mourenza - Rebelión) Reino Unido - Los estudiantes siguen en pie de guerra. A los universitarios se les ha sumado una parte de los estudiantes de instituto, que ven cómo estas medidas pueden afectar directamente a su futuro. No sólo en cuanto a su acceso a la Universidad, sino también por la supresión del EMA (Education Maintenance Allowance), una beca que reciben estudiantes de entre 16 y 18 años para seguir estudiando más allá de la educación obligatoria . Con esta ayuda, reciben una cantidad de unas 10 ó 30 libras por semana. Es además un tipo de beca que va destinada a las personas con menos ingresos económicos y que generalmente se centra en las áreas económicamente más desfavorecidas. El curso pasado unas 635.000 personas se beneficiaron de esta ayuda. Su supresión podría significar que gran parte de las clases bajas del Reino Unido no puedan aspirar a la Educación granbretanaestudiantes.jpgSuperior.
En la ocupación de la Universidad de Leeds, un grupo de adolescentes de un instituto de la ciudad explicaba cómo habían movilizado a todo su centro para que acudieran a las manifestaciones. Ésta también era su lucha porque, como decían, a ellos también les gustaría poder ir algún día a la Universidad. Todo el auditorio del Rupert Beckett Theatre recibió su discurso con aplausos.
El sindicato de profesores de Educación Superior UCU, mayoritario en las universidades británicas, está apoyando todas las movilizaciones de los estudiantes, sin embargo no ha tomado todavía medidas directas que llamen a sus afiliados a la movilización (aparte de convocarles a la gran marcha del 10 de noviembre en Londres).
Se ha anunciado, no obstante, que en enero posiblemente convocarán huelgas en todos los centros del país. Esta acción parece ser más que urgente y enero puede ser demasiado tarde. Las medidas se votarán en el Parlamento probablemente en diciembre y la única medida que puede paralizar la Universidad sería una huelga general de los profesores y el personal de administración y servicios. Por eso, es más que necesario que este tipo de acciones lleguen cuanto antes. 
Bajo esta convocatoria, las manifestaciones del 30 de noviembre volvieron a sacar a los estudiantes a la calle por toda la geografía británica . Y esta vez con un frio helador. En Leeds, bajo una temperatura de unos dos grados bajo cero y las calles cubiertas de nieve (no ha parado de nevar en una semana, algo nada habitual por estas fechas), la pancarta más acertada parecía ser una que rezaba: “Capitalismo quiere decir crisis y caos climático”. Las manifestaciones han sido realmente menos numerosas que las dos anteriores, pero eso no ha sido óbice para que los habituales hayan protestado más alto que nunca. Se respiraba además un ambiente enrarecido hacia la policía. Una estrategia policial parece haberse puesto de moda, el ‘kettle’, un tipo de cordón policial para cerrar a los protestantes durante un tiempo indefinido en un espacio sin que puedan salir de éste . Es lo que pasó el miércoles pasado en Londres en Whitehall, en donde los manifestantes estuvieron retenidos durante hasta siete horas. De cara a esta nueva jornada de movilización nacional se explicaba a todos los manifestantes, mediante videos o panfletos, cómo comportarse ante posibles ‘kettles’ organizados por la policía.
Las marchas que tuvieron lugar por todo el país transcurrieron con normalidad, excepto por algunos enfrentamientos que se dieron entre la policía y los manifestantes en Trafalgar Square, cuando se intentaba desalojar a los protestantes al final de la manifestación. Esta acción se saldó con 146 detenidos, de los 153 en total que hubo en la capital londinense al cabo de la jornada de protestas. Momentos antes, también se habían vivido momentos de pánico cuando unos 4.000 estudiantes que marchaban hacia las Casas del Parlamento trataron de eludir un supuesto ‘kettle’ de la policía, algo que ocurrió también en otros puntos del país. En Birmingham, en Oxford y en Lewisham (Sur de Londres), se ocuparon temporalmente los ayuntamientos. El balance al final de la jornada fue de 32 edificios ocupados. Las movilizaciones prometen seguir en los centros educativos. El debate, aunque tampoco es generalizado en todas las aulas, se está dando entre profesores, estudiantes y otros miembros de la comunidad educativa. Son conscientes de que esta lucha no es algo que incumba solamente a la Universidad, sino que son medidas que están afectando a todos los servicios públicos y que amenazan con desmantelar el Estado del Bienestar . Es una lucha además que tampoco se reduce al Reino Unido. Las luchas que se están viviendo en Italia estos días resuenan habitualmente en los centros ocupados, así como las medidas que se están poniendo en práctica contra la Educación Publica en Grecia y, en general, en todos los países de la Unión Europea. Estas luchas son el único método que queda a la población británica para defender su futuro, para poder controlarlo.
 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR