Córdoba: Juicio histórico a las fumigaciones Imprimir E-Mail
Thursday, 14 de June de 2012
juicio-fumigacion-cordoba.jpg
El lunes 11 de junio comenzó el primer juicio penal de Latinoamérica por fumigaciones ilegales con agrotóxicos en el Barrio Ituzaingó Anexo, tras 11 años de denuncias y reclamos por parte de un grupo de madres de la zona. Realizamos una crónica de sus primeras cuatro jornadas.

Contactos: 0351-15-591-5933 / 0351-15-505-0189 / 0351-15-233-2155





juicio_fumigaciones.jpg(Red Eco) Córdoba - En este proceso se está juzgando la contaminación ambiental a través de la utilización de agrotóxicos, hecho que violó la ley provincial de agroquímicos, ley nacional de recursos peligrosos y ordenanzas municipales que fueron impulsadas por las madres del barrio.  Los imputados son los productores agropecuarios Jorge Alberto Gabrielli y Francisco Rafael Parra, (por contaminación dolosa continuada) y el comerciante y piloto del avión fumigador Edgardo Jorge Pancello.
Del mismo modo, esperan las pericias requeridas por el fiscal de instrucción, Carlos Matheu, para que en otro proceso se dé curso a la denominada “causa madre” que busca comprobar la incidencia del uso de agrotóxicos en el crecimiento exponencial de las tasas de enfermedades como leucemia, cánceres, abortos espontáneos, malformaciones y afecciones cutáneas.
Respecto a la importancia de la concreción de este juicio, desde el colectivo paren de Fumigar y las Madres de Ituzaingó Anexo, afirmaron “podría sentar un precedente único, en cuanto a defender los derechos a la salud de los pueblos, vulnerados por la codicia de los empresarios sojeros que no dudan en envenenar escuelas rurales, pueblos enteros, comunidades originarias, fuentes de agua, etc., en su afán de aumentar su renta agraria.”
Mientras se realizan las audiencias, fuera de los tribunales cordobeses se está llevando a cabo la Carpa del Aguante, en la que se proyectan las jornadas del juicio y también se hacen ollas populares, intervenciones artísticas, proyecciones de documentales, ferias orgánicas y exposiciones de colectivos provinciales y de pueblos afectadxs por fumigaciones de todo el país.
En el marco del juicio y de las actividades convocadas en apoyo a las Madres del barrio Ituzaingó Anexo, también se hará el 2º Encuentro Nacional de Pueblos Fumigados (que tendrá lugar en la Facultad de Psicología de la UNC, el viernes 15 desde las 18.30 y el sábado 16 desde las 9).

1° día del juicio a la Fumigación: “Estamos defendiendo gente que se está enfermando para que otra gente se haga millonaria”
En la presentación de la causa, los abogados de Edgardo Pancello -propietario de la avioneta fumigadora- y de los productores sojeros Francisco Parra y Jorge Gabrielli, solicitaron que el Dr. Medardo Ávila Vázquez no sea considerado querellante en la causa, esgrimiendo que “cuando se lo aceptó como tal  lo hacía en carácter de subsecretario de salud municipal y ya no posee ese cargo”.  
Además especulaban con la posibilidad de que Ávila Vázquez fuese imputado en la causa por haber sido “representante del estado municipal”, pero el fiscal Matheu dejó sin efecto el pedido explicando que los hechos a juzgar son anteriores  al momento en el que Ávila Vázquez fuese funcionario, y además el pedido de la defensa era extemporáneo.
El neonatólogo, integrante de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, relató uno de los primeros contactos que tuvo con la problemática de las fumigaciones, cuando era subsecretario de salud “recibo una llamada del dispensario de barrio Ituzaingó Anexo. Me llama Inés Flamini (médica del lugar) muy alterada diciéndome que en ese momento estaban todos intoxicados por los efectos de fumigaciones de un avión en la zona.”
Además, habló de la incidencia de las fumigaciones en la salud y de los distintos tipos de agrotóxicos. “En el área de salud creíamos que los agroquímicos que se aprobaban en la Argentina eran seguros y no teníamos información sobre lo que producían en la salud. Lo de Ituzaingó y otros casos, hicieron que desde la cátedra de Pediatría y otros se constituyera una red para investigar esto. Hicimos dos congresos con los datos de las poblaciones de pueblos fumigados: allí, vimos la discordancia entre lo que autoriza el SENASA y lo que veíamos en los pacientes. El glifosato produce malformaciones en los niños que nacen”.
Al salir de la audiencia, en diálogo con integrantes del sitio web juicioalafumigacion.com.ar, Ávila Vázquez explicó: “Hay un interés de los sectores vinculados al agronegocio (...) de discutir solamente la cuestión reglamentaria y no discutir si el sistema de agronegocios estaba lesionando la salud de la población.”
“Cuando nos querían eliminar como querellantes, no dejarnos mostrar las pruebas científicas y médicas, lo que estaban buscando era eso, tratar de sacar toda la discusión sobre cómo este sistema solamente beneficia a las empresas transnacionales” y afirmó “ las personas que viven en los campos pagan este negocio con enfermedades, con malformaciones, con abortos, con mucho sufrimiento”.
En relación a la los negocios de las empresas en desmedro de la salud de la población, el neonatólogo sentenció "el agronegocio tiene mucho peso, pero también nosotros tenemos la certeza de que nuestro reclamo es totalmente justo: estamos defendiendo gente que se está enfermando para que otra gente se haga millonaria”.
Por otra parte, un grupo de madres del barrio declaró que el día del inicio del juicio era “muy esperado”. Al ser consultadas sobre la postura de los imputados, afirmaron: “dicen que no sabían que no se podía fumigar, y no es así porque cuando entrábamos al campo a decirles que no se podía fumigar, ellos nos decían que gracias a las retenciones de la soja nos daban de comer a nosotros. Cuando la policía los custodiaba para que fumigaran y nosotras hacíamos la denuncia, al otro día venia la policía a nuestra casa a decir que no era verdad”.
Finalmente, las madres comentaron sus expectativas sobre el juicio: “que sirva como el comienzo de un camino para otras personas que están pasando por lo mismo, que esto es la lucha”.

2° día del juicio a la Fumigación: “Espero que consideren que somos seres humanos y velen por nosotros”.
El martes declararon lxs vecinxs Marcela Ferreyra, Pablo Vargas, Sofía Gatica (integrante de las Madres del Barrio Ituzaingó Anexo) y Norma Herrera (madre de una chica enferma de leucemia y de un chico al cual le detectaron agroquímicos en la sangre)
Marcela Ferreyra dio detalles sobre la fumigación del 11 de febrero de 2004 explicando que se efectuaba “con avionetas”, y que recordaba una de color naranja que volaba bajo por la zona. Agregó que esto lo vio junto a Sofía Gatica. También detalló las consecuencias inmediatas que las fumigaciones le producían a nivel físico, tal como mareos.
También se refirió a su hijo fallecido en 2004: “le faltaba el diafragma, sus pulmones no podían desarrollarse, lo mismo que el corazón, nació sin vida.” Prosiguió explicando que le resultó muy difícil obtener la historia clínica de su hijo en el Hospital Neonatal y que comenzó a consultar por la existencia de otros casos “comenzamos a averiguar y supimos de otros casos como el de mi hijo”.
Luego declaró el bioquímico y vecino del barrio Pablo Vargas, tomó las fotografías de la fumigación de febrero de 2004 y declaró que hay una estrecha conexión entre la presencia de agrotóxicos en la tierra y el agua con el gran número de enfermedades que hay entre lxs pobladorxs.
Vargas agregó “se hacían fumigaciones con camiones mosquitos por el día y cuando se empezaron a hacer públicas estas cosas, se empieza a fumigar por la noche, a escondidas. Yo saqué fotos. Se fumigaba en todo un campo que estaba separado del barrio por un alambrado. Antes de que existiera el  alambrado se fumigaba hasta el borde de la calle, cerca de las casas. En el 2004 yo vivía a 50 metros del borde del campo: a la mañana, cuando me iba a trabajar se escuchaba que estaban fumigando y a la noche, cuando volvía, también. Y se decía que el campo era de un tal señor Parra”
A continuación declaró Sofía Gatica, que refirió: “Hace un año y seis meses que no vivo en el barrio (…) mi hija tiene tres agroquímicos en sangre y yo decidí sacarla antes de que le pase lo que le paso a uno de mis  hijos. Tengo una hija fallecida por malformación de riñón y he tenido serios problemas con el otro cuando era chico, a los 6 y a los 8, que se le paralizaba… los médicos decían que era un virus.” Continuó aseverando “hay que estar ahí para ver cómo se va perdiendo la vida en el barrio. He visto morir y sufrir a muchos vecinos”.
De este modo, Gatica siguió su testimonio: “hasta el año 2010 encontramos 193 casos de cáncer entre los vecinos, además de otras malformaciones como púrpura o labio leporino”. Además, recordó que en febrero de 2004 vio una avioneta que fumigaba el campo de Francisco Parra y que tras realizar la denuncia a la policía se llevaron a cabo allanamientos en los galpones del productor, donde se encontraron bidones con restos de pesticidas.
Al solicitarle que identifique los terrenos mencionados en un mapa, se dieron algunas confusiones ya que la imagen del barrio en 2011 era distinta a la que presentaba años atrás, esto se debe a loteos recientes en algunos predios. Por este motivo, el tribunal ordenó una inspección ocular a dichos campos, que se concretará el lunes 18 de junio a las 10:30 horas.
Para concluir, mencionó las denuncias efectuadas en el año 2008 por fumigaciones aéreas y todas enfermedades aparecidas en la zona. Al retirarse, manifestó: “Espero que consideren que somos seres humanos y velen por nosotros”.
Finalmente fue el turno de Norma Herrera, otra testigo de las fumigaciones ocurridas en febrero de 2004. “Estaba a una cuadra de donde estaban fumigando. Se siente un ardor en la garganta y la nariz. Todas las veces que fumigaban sentíamos lo mismo” Y añadió: “el hombre nos vio y siguió fumigando”.
Continuó explicando su situación personal en torno a la presencia de agroquímicos en la zona. “Tengo cinco hijos, una nena con leucemia y otro hijo de 21 años con agroquímicos en la sangre. Nunca fui al médico a hacerme nada, no sé si por temor”
Cabe destacar que en la tarde del 12 de junio, El consejo Superior de la Universidad Nacional de Córdoba – a causa de un pedido del Colectivo paren de Fumigar- ratificó un proyecto que declara “de interés universitario la tramitación del juicio oral y público” que a su vez contribuiría a la “difusión y reflexión sobre los acontecimientos” ocurridos en ese barrio y a la “promoción de la investigación y la extensión” acerca del impacto de los agrotóxicos. El texto brinda además su “apoyo a las comunidades afectadas a través de las ayudas profesionales y técnicas” concluyendo en el establecimiento de nexos con el fin de estudiar la mencionada problemática.

3° día del juicio a la Fumigación: “Hay hombres poderosos detrás de esto, así que esto es un comienzo, pero hay que seguir”.
La jornada del miércoles 13 comenzó con las declaraciones de los doctores Inés Flamini y Eduardo Molina, integrantes de una Unidad Primaria de Atención de la Salud (UPAS) ubicada en el Barrio ituzaingó Anexo.
Ambos profesionales se refirieron a una fumigación aérea hecha el 1 de febrero de 2008 y coincidieron en que momentos después del paso de las avionetas sintieron irritación en las vías aéreas, en los ojos, y un sabor metálico en la boca. Además expresaron que esos síntomas se replicaron en otras personas que estaban junto a ellxs, por lo que la doctora Flamini dio aviso a la Secretaría de Salud.
Flamini también reveló los resultados de un relevamiento realizado en 2010 sobre una población de 142 chicxs: 114 de ellxs tienen agroquímicos en sangre “por encima de niveles tolerables”. Al respecto la médica concluyó: “el 80 por ciento de los chicos de barrio Ituzaingó tiene agroquímicos en la sangre”
Tras ser consultado sobre los antecedentes de la salud de lxs integrantes del lugar, Eduardo Molina refirió  “hace más de 30 años que ejerzo y me sorprendí de la cantidad de casos de diabetes e hipotiroidismo, fue por ello que comenzamos a hacer un relevamiento casa por casa de los vecinos”. Como dejó de trabajar en esa zona, Molina explicó que no tenía datos cuantitativos pero que sí tenía valores cualitativos respecto al crecimiento de las tasas de enfermedades.
Al solicitarle información sobre los efectos de los agroquímicos en la salud, Molina detalló “si uno está en contacto directo con los agroquímicos causa efectos sumamente nocivos a la salud de la persona. Es más, hoy en día todavía los banderilleros, las personas que marcan con una bandera donde el avión tiene que fumigar, siguen expuestos a esto. Por ende las personas de la zona periurbana también estarían expuestas a ello.” Y concluyó “dentro de las consecuencias podemos encontrar trastornos metabólicos, en la piel, transformaciones a niveles genéticos: es decir que influyen en las células generativas”.
Más tarde comenzó la declaración de otra de las madres del barrio, Corina Barbosa. En el momento de ser consultada por las fumigaciones, explicó: “Yo vi los aviones pasar bajito (…) A mi hijo le hicieron los estudios y tenía agroquímicos en la sangre, no cromo, plomo y bronce (…) Hay hombres poderosos detrás de esto, así que esto es un comienzo, pero hay que seguir”.
Posteriormente declaró Eulalia "Vita" Ayllon, fundadora de las Madres de Ituzaingó, quien comentó que lxs chicxs del barrio corrían detrás del avión fumigador, que esparcía agrotóxicos encima de ellxs.  Luego, se daban cuenta de la irritación en los ojos y en la garganta que aparecía tras el vuelo de la fumigadora.
Ayllon enumeró las repercusiones en su salud tras el paso de las avionetas; “nos echaban arriba de nuestras casas; imaginate, cruzás la calle y llegaba hasta adentro, aún con la puerta cerrada, el olor no se lo aguantaba. Y luego, el ardor en la garganta, en los ojos, era horrible: sentías que te estaban echando algo que no tenías por qué tener.”
Al momento de ser interrogada por su situación personal y las denuncias por las malformaciones de su nieto, Vita Ayllon afirmó “Nos sentimos muy maltratadas, nos tratan de locas y eso no es justo”.

Día 4: “Cómo no estar acá, para que dejen de fumigar”

Este jueves  14, se desarrolló la cuarta jornada del juicio y contó con las declaraciones de Victor Hugo Castaño, el sargento Pablo Paiva y Nicolas Garzón (empleado de Francisco Parra, uno de los productores sojeros imputados en la causa)
Castaño (vecino de barrio Ituzaingó Anexo) presenció una de las fumigaciones terrestres que se realizaron en el año 2004 con un camión mosquito y al respecto aseveró "vi varias veces la misma máquina".
El sargento Pablo Paiva, al momento de testificar, manifestó haber participado de los allanamientos en los hangares de Edgardo Pancello (el aviador imputado) y que allí encontró desarmada la avioneta cuya patente era la misma que había anotado Sofía Gatica – una de las madres del barrio- en una de las fumigaciones.
Nicolás Garzón trabaja para el productor acusado Francisco Parra. Al contrario de lo que había declarado en la etapa de instrucción, en la audiencia dijo que en el campo de Parra “nunca se sembró soja, sino sorgo y alfalfa.” Afirmó que el productor tenía un camión mosquito, pero negó que en ese campo se fumigara, y confirmó que por las noches escuchaba ruido de aviones pero no estaban fumigando. Concluyó con que nunca tuvo síntomas como los manifestados por otrxs vecinxs.
Afuera de la sala, continúa la Carpa del Aguante. Hoy participó Alberto Santillán -padre de Darío Santillán, el militante social asesinado junto a Maximiliano Kosteki durante la represión policial en Avellaneda, en junio de 2002-. Santillán afirmó: “cómo no estar. Nosotros venimos luchando desde hace diez años contra estos políticos que mandan a matar a luchadores sociales, para que alguna vez la justicia haga algo. Entonces, cómo no estar acá, para que dejen de fumigar, cómo no estar en los lugares donde luchan contra la megaminería cuando sabemos que todos esos tóxicos, toda esa clase de porquería que usan, lo único que hacen es matar a nuestros hijos, a nuestros padres, a nuestros abuelos.”
En la audiencia del viernes declararán otrxs seis testigos de la causa. Además, el Tribunal llamará a testificar a Diana Raab -ex titular de Prevención y Gestión Ambiental de la Municipalidad de Córdoba- quien presenció el allanamiento al campo de Parra, en el cual se halló la maquina fumigadora y agroquímicos escondidos en una habitación de un familiar del productor imputado.
El lunes 18 se concretará la inspección ocular a los campos linderos al Barrio Ituzaingó Anexo: participarán el tribunal y tanto la querella como los acusados.

Fuente: Colectivo Indymedia Córdoba /*RNMA – www.parendefumigar.com.ar

Mas información: http://juicioalafumigacion.com.ar
 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR