Juicio a la fumigación en Córdoba: se reanuda en julio por ampliación de la causa Imprimir E-Mail
Friday, 29 de June de 2012
juicio-fumigacion-cordoba.jpg
El Tribunal tomó la decisión de postergar el proceso hasta el 18 de julio ya que dio lugar a una denuncia que había presentado la Fiscalía el viernes 22, en la novena jornada del juicio.

juicio_fumigaciones.jpg(Red ECo)Córdoba - La acusación es contra el productor sojero Francisco Parra, ahora imputado como coautor de contaminación culposa, tras adjuntarse una denuncia hecha por un vecino en el año 2003 (anterior a la denuncia de Sofía Gatica). La Cámara Primera aceptó el pedido de la Fiscalía debido a que el delito se extendió entre octubre de 2003 y febrero de 2004.
Por su parte, el abogado de Francisco Parra, Dr. Juan Manuel Araoz, pidió la interrupción del debate “por el mayor plazo posible en esa etapa procesal”. De este modo, la suspensión se extenderá hasta el mes de julio.

Día 9 del juicio: “El glifosato es un veneno”
En esta jornada declararon el médico e investigador del Conicet, Andrés Eduardo Carrasco, y el biólogo Raúl Montenegro, Presidente de FUNAM (Fundación para la defensa del Ambiente). Ambos expusieron resultados de sus investigaciones sobre los efectos de los agrotóxicos en la salud.
Carrasco habló de las investigaciones de toxicidad que son hechas por las empresas y se exhiben ante el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), por otra parte, mencionó la falta de investigaciones independientes.
Respecto al glifosato, Carrasco explicó “hay estudios que comprueban que se mantienen incluso en las napas de la tierra, el glifosato pasa a la sangre y a las vías respiratorias. Pasa donde quiere y parte de lo que entra nunca sale”.
En este sentido, sentenció “El glifosato es un veneno porque mata organismos vivos. No sólo mata plantas sino también células vivas de humanos y animales”; y agregó “Desde el principio precautorio de la medicina, no se aceptan los daños colaterales, si uno tiene la sospecha de que uno de cada cien se va a morir, ese producto no debe estar”.
En su declaración, Raúl Montenegro  contó que el primer contacto con lxs vecinxs del barrio fue tras una denuncia que hicieron por las fumigaciones, por lo que FUNAM lanzó un comunicado al respecto y presentó un informe a la fiscalía sobre el uso de agrotóxicos en el lugar.
Montenegro explicó que las fumigaciones tanto terrestres como aéreas han sido habituales en la zona, y concluyó “puedo dar testimonio personal, yo sentí la típica sensación de sequedad en las mucosas, siendo que yo me encontraba en el barrio, no en el campo y no en el preciso momento en el que estaban fumigando, por lo que habían quedado micropartículas en el aire”.
Respecto a la nocividad de los agroquímicos, agregó “los plaguicidas, técnicamente, son sustancias hechas para matar vidas, todos los plaguicidas pueden matar personas en tanto se alcance la dosis letal, los plaguicidas son armas químicas y que pueden matar a las personas si se alcanza la dosis letal 50”
El biólogo también explicó al tribunal qué es lo que sucede cuando una sustancia tóxica entra en contacto con el ambiente y potencia dicha sustancia: “Cuando yo aplico endosulfán estoy produciendo sulfato de endosulfán que tiene una vida química más larga que el endosulfán, es mucho más complejo”. Al respecto, sostuvo que en la tierra aún pueden hallarse residuos de plaguicidas que ahora no se utilizan.

Día 10 del juicio: “si cuando voy a realizar la aplicación advierto que el campo está pegado al pueblo, no acepto el trabajo”
El décimo día de audiencia se inició con la lectura del documento en el que el Tribunal aprobó la ampliación de la causa pedida por el fiscal de Cámara. Parra, el productor acusado, enfrenta una acusación por fumigar sembradíos de soja ubicados sobre el a Capilla de los Remedios km 8 ½. Para esta fumigación, se usó endosulfán, DDT,  heptacloro, clorpirifós, glifosato, y otras sustancias peligrosas contempladas en la Ley Nacional 24051 de Residuos Peligrosos.
El testigo citado a declarar en esa jornada fue Orlando Martínez, médico veterinario y piloto aeroaplicador, quien fuese convocado por la defensa.
El interrogatorio giró en torno a preguntas sobre métodos de aplicación de sustancias, el manejo de las mismas, y los trabajos en campos que pueden ser cercanos a los pueblos. Al ser consultado sobre su actitud en caso de que le ofrezcan fumigar un campo continuo a un pueblo, Martínez dijo: “si cuando voy a realizar la aplicación advierto que el campo está pegado al pueblo, no acepto el trabajo”
Dado que Martínez conoce al piloto fumigador Pancello (también acusado en la causa) se le solicitó que describa la labor del imputado: Martínez refirió un buen concepto sobre él, ya que son colegas. Luego, le consultaron al testigo sobre las aplicaciones aéreas nocturnas: Martínez sostuvo que no están legisladas, ya que no hay una norma que avale su realización.
Fuente www.juicioalafumigacion.com.ar
 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Advertisement
Diseño: Carolina Butron Ávalos & Nacho Nesprías.
© 2014 Red Eco Alternativo ****
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
CODIGO SUR