"El que no sabe es como el que no ve"
Tuesday, 11 de December de 2007
Sobre esta premisa centró su discurso el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, el lunes pasado en el Centro Cultural de la Cooperación

(Cecilia Rovito – Red Eco) Ciudad de Buenos Aires – La formación de la conciencia, como repitió en varios momentos Chávez, es el gran desafío de hoy. Señaló que la dominación económica solo es posible en contextos históricos donde se ha logrado la dominación cultural.
Esta guerra de ideas, trayendo a la memoria el concepto del presidente cubano Fidel Castro "La batalla de ideas", se desarrolla actualmente a través de los grandes medios de comunicación y principalmente de la televisión y fue, según Chávez, una de las causas del resultado del último dos de diciembre que le diera la victoria al NO, es decir, la negativa a la reforma de la constitución de ese país.
"La guerra psicológica, que no supimos y no pudimos contrarrestar. Nos quedamos a la defensiva y ahí el resultado del dos de diciembre. Atacaron muy duro por ahí y lograron confundir a gran parte de nuestra gente y es una de las causas no de la derrota sino del golpe que nos han dado", dijo Chávez.
En este sentido, Chávez mencionó los consejos enviados en una nota por su par cubano en relación a como neutralizar los "reflejos condicionados" desplegados por los medios de comunicación nacionales e internacionales.
La estrategia del imperio, afirmó Chávez, es "despertar los temores" a partir de las consecuencias que traería a la población el "triunfo del comunismo" ese dos de diciembre: el desabastecimiento, la expropiación de las tierras, de los animales, etc.
Estos laboratorios de guerra psicológica se hallan expandidos por todo el continente y "Bolivia es hoy el centro de la guerra de ideas por la campaña cultural a través de los medios masivos de comunicación del imperio", afirmó el presidente venezolano.
"A través de oficinas, analistas y millones de dólares, EEUU impulsa una guerra mediática contra nuestros pueblos y gobiernos. En distintas intensidades y variantes pero exactamente el mismo formato", denunció Chávez.
"El que no sabe es como el que no ve porque no comprende los mecanismos perversos de la dominación", subrayó Chávez. Y, como lo hiciera repetidamente a lo largo de la charla, recordó una conversación que mantuviera con el presidente cubano acerca de las reservas internacionales que los países depositan en los bancos del norte por un uno o dos por ciento de interés. Dinero que esos bancos operativizan y que muchas de las veces vuelve a los pueblos del sur como préstamos, pero en este caso a un ocho, o un diez por ciento de interés. "Eso es lo perverso, pero el que no sabe es como el que no ve", reiteró.
El presidente venezolano llamó, entonces, a dar la pelea en forma unitaria porque ningún país del Caribe al sur podrá luchar en forma aislada. "Hacer una internacional de los trabajadores, de los pueblos", sintetizó.
En el repaso de las últimas décadas del siglo pasado Chávez contrapuso el cataclismo de final de siglo XX a un comienzo de siglo donde volvieron a surgir las luchas por la independencia. Citando a Simón Bolívar y a José Martí insistió en la unidad de los pueblos del sur en lo que denominó el "Proyecto Gran Nacional".
Para llevar adelante el proyecto el presidente venezolano trazó tres ejes rectores: los objetivos fundamentales del mismo, para lo cual señaló la necesidad de la elaboración de documentos políticos; las estrategias, es decir, los caminos por los cuales lograr avanzar hacia los objetivos prefijados: y, por último, el tema del poder, con qué poder económico, social, político y cultural alcanzar los fines propuestos.