Introdujo la OTAN grupos militares para realizar operaciones encubiertas en Siria
Saturday, 10 de March de 2012
siriaotan.jpg


Los correos electrónicos de la empresa de inteligencia estadunidense Stratfor, que fueron filtrados en el sitio en Internet de Wikileaks, revelaron que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) introdujo clandestinamente comandos militares a Siria para realizar operaciones encubiertas contra el gobierno del presidente Bashar Assad.


La revelación coincidió con rumores en círculos periodísticos y académicos del presunto arresto de agentes secretos de los gobiernos de Francia y Gran Bretaña. También apareció en momentos en que el sitio en Internet Islam Times y la agencia de noticias siria Cham Press informaron de franceses y británicos inmiscuidos en actividades antigubernamentales.
La versión de Stratfor se encuentra en un correo electrónico fechado el 7 de diciembre de 2011 y escrito por uno de sus principales analistas, llamado Reva Bhalla, quien relata una reunión confidencial realizada con altos funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos, a la que también acudieron comandantes de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) y representantes de Francia y Gran Bretaña, países con viejos intereses en Medio Oriente, especialmente desde la caída del imperio turco-otomano, en 1916.
“Pasé la mayor parte de la tarde en el Pentágono con el grupo de estudios estratégicos de la USAF, que pasan su tiempo intentando entender y explicar a su jefe la situación en áreas donde operan. Estaba con cuatro tipos –de nivel teniente coronel–, incluido un representante francés y uno británico que sirven de enlace con estadunidenses fuera de Washington”, apuntó Bhalla.
Querían informarme sobre la situación estratégica en Siria, tras lo que tuve que informarles sobre la situación militar. Hay un escaso nivel de comprensión de lo que está en juego en Siria, de los intereses estratégicos, del papel turco, el papel iraní, etcétera, agregó.
Durante la conversación, que se extendió horas, hubo referencias a comandos militares en los que participan militares estadunidenses, británicos y franceses –miembros de la OTAN–, así como jordanos y turcos, cuya misión es hacer un reconocimiento del terreno y el entrenamiento de fuerzas opositoras.
En los correos electrónicos, Bhalla intentó confirmar si los comandos de la OTAN tienen la misión de preparar una campaña aérea en apoyo a los opositores sirios en tierra, pero concluyó lo siguiente: Ellos se distanciaron rápidamente de eso y subrayaron que la idea es hipotéticamente llevar a cabo ataques de guerrilla y asesinatos, así como intentar romper el espinazo a las fuerzas alauitas (una fracción musulmana) haciendo que colapsen desde dentro.
Bhalla –quien supuestamente es un hombre, pero sus fotos en Internet lo muestran como una mujer joven, identificada como analista y conferencista de Stratfor, conocida como la CIA en la sombra– señaló en los correos electrónicos que las defensas aéreas sirias son mucho más robustas y densas (que las de la Libia de Muammar Kadafi), especialmente alrededor de Damasco y en las fronteras con Israel y Turquía. Además, están especialmente preocupados por las defensas aéreas móviles, particularmente por los SA-17 que han comprado últimamente.
Las informaciones divulgadas la semana pasada en el sitio de Wikleaks, junto a otros 5 millones de correos electrónicos, destacan que británicos y franceses tienen su sede en Chipre, donde también realizan operaciones de propaganda las organizaciones antigubernamentales sirias, difundiendo diariamente las cifras de presuntos caídos en la lucha contra Assad y el partido nacionalista Baaz.
Bhalla reportó en las comunicaciones electrónicas que sus fuentes consideran que no habrá una misión aérea de la OTAN hasta que exista gran atención de los medios sobre una matanza.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres y oficinas en Nicosia y otras ciudades, reportó hoy que al menos 50 personas fueron asesinadas y que el ejército sirio irrumpió en Idleb, en preparación de un ataque.
Fuente: la Jornada