Red Mexicana de Afectados por la Minerķa (REMA) exige justicia ante el asesinato de Bernardo Vazquez
Friday, 16 de March de 2012
mexicoasesinatobernardovsquezmarzo2012.jpg



El día 15 de marzo fue asesinado, por presuntos sicarios de la empresa minera canadienses Fortuna Silver Mines, el compañero Bernardo Vásquez Sánchez (dirigente de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán –CPUVO- Oaxaca), y heridos Rosalinda Canseco y Andrés Vásquez Sánchez.


Regresaban a su ciudad de San José del Progreso, Ocotlán, Oaxaca, después de un dialogo para obtener respuesta a la problemática creada por la empresa minera con funcionarios del gobierno del Estado de Oaxaca, cuando fueron atacados por sicarios en el crucero de Santa Lucía, Ocotlán y Bernardo Vázquez S. fue asesinado con armas de fuego.
mexicorema.pngLa Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) exige al gobierno del Estado y al gobierno federal de México justicia ante este artero asesinato de un activista comunitario más; cuya voz, en este caso, fue representar la justa demanda de poner alto a las violaciones al derecho cometidas por la empresa minera canadiense Fortuna Silver Mines, lo mismo que a la corrupción aceptada por el Presidente Municipal de San José del Progreso  (Alberto Mauro Sánchez) y la presunta connivencia de funcionarios estatales.
mexicoaltomineria.jpgSolicitamos que la Comisión Nacional de Derechos Humanos, lo mismo que Legisladores Federales del Congreso, tome cartas en asunto y promuevan la investigación del asesinato y del intento de asesinato, cometido contra estos ciudadanos oaxaqueños, pues los crímenes previos de Bernardo Méndez Vásquez y de Bety Cariño, vinculados con el nefasto binomio de las empresas mineras y la corrupción gubernamental estatal han quedado impunes.
Volvemos a exigir a los funcionarios del Estado que cumplan su obligación de investigar a fondo, e impartir justicia. La credibilidad se agota y su oportunidad de demostrar que son capaces de impartir justicia pronta vuelve a estar en entredicho.
La opinión pública está cada día más informada de la frecuente conducta ilícita de empresas mineras, lo mismo que de la complicidad de funcionarios gubernamentales con esas empresas, y cada día también crece la justa demanda de poner fin a esa conducta y a la impunidad que la propicia y prolonga.
Fuente: Rema