Red Eco Alternativo ***

Negociar la Salud

Tras la decisión del PAMI de modificar el convenio pautado con los laboratorios se desató un conflicto que pone en incertidumbre las prestaciones para los afiliados.

La problemática comenzó a fines de abril cuando Sergio Cassinotti, director ejecutivo del PAMI giró una carta documento a los laboratorios avisándoles que en 60 días iba a rescindir el contrato firmado el 27 de enero, en el que la gestión del último jefe de la obra social, Carlos Regazzoni, había acordado las condiciones de compra de medicamentos para todo este año. 

Las tres cámaras de laboratorios farmacéuticos agrupados en Caeme (extranjeros), Cilfa (nacionales) y Cooperala (cooperativas) respondieron el jueves pasado con el envío de una carta documento en la que no sólo le advirtieron al PAMI que no aceptaban la rescisión del acuerdo, sino que además lo intimaban a saldar la deuda que tiene con los laboratorios por $ 952,7 millones a más tardar esta semana. De no hacerlo, anticiparon, lo responsabilizarían de todos los inconvenientes que pudiera generar la finalización del convenio, entre ellos, la falta de provisión de medicamentos con descuento para los afiliados, en su mayoría jubilados.

El pasado lunes, las cámaras de laboratorios y Sergio Cassinotti abrieron una mesa de diálogo para renegociar el contrato, allí el titular del PAMI negó que vaya a recortar “beneficios para el afiliado” de la obra social de los jubilados, y ratificó la cancelación del actual contrato anual por medicamentos, aunque aclaró que “las prestaciones tienen que continuar con la misma manera”, hasta que se llegue a un nuevo convenio.

Sin embargo, desde los laboratorios muestran un panorama desolador frente a las propuestas del gobierno, sostienen que la actual gestión ya renegoció el convenio en cuatro oportunidades, "incumpliendo en cada caso los acuerdos previamente alcanzados, afectando indebidamente la necesaria previsibilidad de las partes y la seguridad jurídica". Así y todo, aseguran, "en todas las ocasiones los laboratorios se sentaron a negociar de buena fe" y otorgaron "cuantiosos descuentos". Además, afirman que, en el acuerdo firmado en enero, estaba contemplado el presupuesto económico financiero del instituto, la situación económica vigente en el país, las proyecciones actuales de consumo y las condiciones económico-financieras de los laboratorios, y "es insostenible afirmar que en sólo tres meses dichas condiciones hayan cambiado de manera que pueda ocasionar un desequilibrio".

Por su parte, Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad, manifestó su preocupación por los precios de los medicamentos y reclamó que el PAMI renegocie el acuerdo con los laboratorios por la provisión de medicamentos, pero pidió que lo hagan sin cortar la prestación. Semino manifestó “los precios son desorbitantes y no había ningún tipo de compulsa ni contrastación, era un sistema totalmente cartelizado”, por lo que manifestó “ojalá haya precios reales y exista esta compulsa y se deje esta vieja cartelización que, en general, financió a la política durante muchos años en la Argentina”.

En este escenario de conflicto, los trabajadores del PAMI de la provincia de Tucumán, junto con un centenar de afiliados, realizaron ayer una manifestación conjunta para visibilizar la grave situación que atraviesa la Institución. Los problemas que denunciaron giraron en torno al recorte en medicamentos, la demora de hasta un mes y medio en la provisión de medicamentos oncológicos, y la restricción en la provisión de sillas de ruedas y prótesis para cirugías. Consideran que la situación se agravó aún más a partir de la implementación del nuevo régimen capitado por el cual los sanatorios pasarán a cobrar un monto fijo por mes, independientemente de la atención que reciban los afiliados. Además, expresaron la preocupación por las situaciones de violencia que muchas veces deben enfrentar los empleados por parte del público. Anunciaron que continuarán con las asambleas para definir las próximas medidas a seguir.

Por otra parte, los laboratorios de análisis clínicos nucleados en la Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (CUBRA) expresaron su preocupación por tres resoluciones tomadas por el PAMI que afectarán la prestación de análisis para los afiliados de todo el país.
CUBRA apuntó contra las resoluciones 0395, del 4 de abril pasado; la número 0408, del 25 de abril, y la 0416, del 27 de abril último, adoptadas por el PAMI. Mediante esas normas "se deja sin efecto la modalidad de contratación de pago por prestaciones realizadas y se reemplaza por un sistema de pago 'capitado', estableciéndose al mismo tiempo los valores de dicha cápita", advirtió la entidad.

De acuerdo a la resolución 416/17, los laboratorios categoría A que agrupa a los del interior del país tendrán una cápita aproximada de $ 33, y los laboratorios de categoría B, de los grandes centros urbanos, una cápita de $ 55. “Esos valores son exiguos considerando la situación económica actual del país, así como los valores de los insumos vitales para realizar las prácticas, ya que dicho ajuste impacta negativamente entre un 40%-50%, sobre lo percibido actualmente (…) Consideramos que esta nueva modalidad contractual resentirá la prestación de los servicios bioquímicos a los 5 millones de jubilados y pensionados de PAMI de todo el país. Nuestra voluntad es seguir atendiendo al PAMI en todos nuestros laboratorios como lo hemos hecho siempre poniendo el eje en la atención eficiente y la accesibilidad. Pero para ello necesitamos que PAMI, en cada provincia, determine una cápita igual a la que surge de las prestaciones que se realizan en la actualidad”, solicitaron desde CUBRA.

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd