Red Eco Alternativo ***

La policía de Macri en el banquillo

Este miércoles 10 de mayo comenzó el juicio contra los policías Miguel Antonio Ledesma, Gabriel Pereira de la Rosa y Maximiliano Nelson Acosta, acusados de haber herido con balas de plomo a tres personas, dos de ellas integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos, durante el desalojo y represión de la toma de la Sala Alberdi en marzo de 2013. Red Eco Alternativo.

(Red Eco) Buenos Aires - En la primera audiencia, y tras la lectura de la imputación que realizó el fiscal Justo Rovira en su requerimiento de elevación a juicio, se les consultó a los acusados si iban a declarar, pero se negaron. Sólo ratificaron sus datos filiatorios y se remitieron a sus declaraciones contenidas en el expediente y realizadas en 2014.

Allí Pereyra de la Rosa había señalado que era cabo primero de la Policía Federal y que en 2009 ingresó a la Policía Metropolitana. En aquella declaración se justificó diciendo que no había munición de plomo, describió cómo se movilizó por las calles hasta llegar a la primera línea donde se encontraban los manifestantes y ocurrieron los hechos. A su vez, afirmó no saber quién disparó con balas de plomo.

Acosta provenía de la Policía Bonaerense e ingresó como oficial a la Metropolitana también en 2009. En su declaración había descripto su participación en los hechos, y había asegurado que en el momento de la represión recibió un golpe en su mano que lo inmovilizó: “no me funcionaban las manos y por eso fui trasladado a un nosocomio”.

Ledesma también ingresó a la Metropolitana en 2009 y dijo que aquella noche habían sido convocados “por una herida en la cara de un agente” y que les habían pedido dar apoyo a la División de Intervenciones Complejas. Tanto Acosta como Ledesma llegaron a reconocer que habían realizado disparos hacia el piso para dispersar a los manifestantes.

Durante la audiencia del miércoles, sí declararon las tres personas heridas por los policías, Esteban Ruffa (Anred), Germán Darío de los Santos (Dtl!) y Mario Fumaroni, quienes respondieron preguntas de la Fiscalía, a cargo de Oscar Ciruzzi, la querella y las defensas.

Ruffa y De los Santos dieron cuenta de sus roles como comunicadores populares en ese lugar aquel día. En una de las paredes de la sala se proyectaron imágenes del registro audiovisual, incluidas en el expediente, y que dan cuenta de cómo fue el armado del escenario represivo sobre la Avenida Corrientes por parte de la columna de efectivos de la Metropolitana. En los videos se escucha claramente una detonación que sobresalió por sobre otras, se observa el destello y el impacto primero sobre Ruffa. En otra secuencia se ve donde es baleado De Los Santos.

Hacia el final de la primera jornada, declararon 3 testigos que auxiliaron a De Los Santos tras ser herido.

Responsabilidades más allá del nombre

Al momento de la represión, los acusados formaban parte de la Policía Metropolitana, una fuerza que ya no existe a partir de la creación en enero de este año de la Policía de la Ciudad. El dato no es casual y se relaciona con que este juicio debía haberse realizado en noviembre pasado pero fue suspendido: “se pasó para ahora cuando justamente no existe la Metropolitana, la fuerza a la que pertenecían los tres imputados que llegan a juicio acusados por triple tentativa de homicidio calificado. Son tres funcionarios de la entonces Metropolitana, hoy Policía de la Ciudad, esta nueva policía de (Mauricio) Macri y (Horacio) Rodríguez Larreta, que en la noche del 12 al 13 de marzo de 2013 dispararon con balas de plomo contra los manifestantes y los trabajadores de prensa en Corrientes y Montevideo, en el marco del operativo que más temprano había intentado desalojar la Sala Alberdi (…). Estos policías Metropolitanos ya están disueltos y unificados con la Policía de la Ciudad. Aunque siguen siendo la fuerza de este distrito, pertenecen a la misma fuerza política que el gobierno nacional. Nosotros creemos que esta postergación, sin otra explicación que los problemas de agenda del Tribunal, tuvo el tono político de bajarle la trascendencia a esta instancia judicial porque ya es un juicio no a tres integrantes de la policía existente sino de una fuerza que ya no existe”, explicó María del Carmen Verdú, referente de Correpi y abogada de Ruffa y De los Santos.

Cabe señalar que este es el primer juicio a la Metropolitana por una represión masiva en la calle, aunque sí ya hubo otros procesos por casos de gatillo fácil.

En el marco de una conferencia de prensa realizada en la propia Legislatura porteña pocos días antes del inicio del juicio, la abogada aseguró: “este es un juicio a la policía de Macri. Como brazo armado del Estado, en ningún caso se trata de individualidades o fuerzas con algún problemita especial de indisciplina o mayor o menor índice de corrupción sino de una política que tiene la tonalidad que le va a imprimir el gobierno de turno de acuerdo a las necesidades”.

En dicha conferencia, Esteban Ruffa, uno de los comunicadores baleados, se refirió a la noche de la represión y a esta instancia de juicio: “soy fotógrafo de la Agencia de Noticias Redacción (ANRed) en la RNMA. El 13 de marzo en horas de la madrugada fuimos heridos con impactos de balas de plomo en las piernas dos periodistas y un manifestante que también recibió impactos en el estómago y la pierna. En mi caso, tengo un plomo incrustado dentro de la tibia. Esa noche hubo una orden de realizar un despliegue represivo brutal sobre la Avenida Corrientes y la zona aledaña. Hubo elementos tecnológicos que nosotros nunca habíamos visto, hubo detrás de la orden una intencionalidad de accionar de forma muy agresiva y de despejar (…). Fuimos perseguidos varias cuadras casi llegando hasta el Obelisco y estábamos tratando de registrar lo que sucedía. Evidentemente había una orden de que periodistas o quienes estuvieran allí registrando fueran especialmente agredidos. La represión estuvo enmarcada en el accionar que vimos en el Parque Indoamericano, en la intrusión violenta en los terrenos del Borda”.

En el mismo contexto, Germán Darío De Los Santos señaló: “nos sentimos parte del pueblo, por esa razón corrimos el mismo riesgo que quienes estaban ahí manifestándose. Todas las fuerzas, me parece, empiezan a mirar lo que leemos como una avanzada represiva. Ese gobierno que cayó hace cuatro años con la sucesión de represiones, hoy está ahí arriba. Nadie está preparado para recibir una bala de plomo en esas circunstancias (…). Lamentablemente van a venir más luchas que impliquen más represión, así que tratemos de prepararnos".

Reflexiones tras la primera audiencia

María del Carmen Verdú fue entrevistada durante la emisión de este jueves 11 de mayo de Enredando las mañanas, el programa de radio de la Red Nacional de Medios Alternativos. Lo primero que la abogada destacó fue la declaración de los tres heridos.

Respecto a los acusados manifestó: “no prestaron declaración, se remitieron estrictamente a lo que dijeron cuando fueron indagados, cuando desmintieron los hechos (…). Están filmados, con los cascos no se ven las facciones, pero no hay ninguna duda a partir del trabajo pericial que hizo Gendarmería y los videos que aportamos a partir del enorme trabajo que hizo la RNMA para recopilar el total del material de las cámaras compañeras, que eran muchísimas, combinado por los informes de la propia Metropolitana sobre cómo estaba integrado cada uno de los cuerpos de combate”. La letrada aseguró que a partir de ese trabajo es que se pudo identificar el pelotón donde estaban Acosta y Ledesma, y el otro donde estaba Pereyra de la Rosa.

Además, Verdú recordó que en todo el tiempo que transcurrió desde la represión hasta el inicio del juicio los policías estuvieron presos apenas un mes: “cuando se ordenó la declaración indagatoria se hicieron allanamientos en sus domicilios se encontraron en el de Pereyra de la Rosa una cantidad enorme de municiones, explosivos y armas, y Acosta estuvo prófugo durante una semana; entonces, a raíz de esto se les había dictado la prisión preventiva por el peligro de fuga y la peligrosidad”.

La toma

Todo lo que va sucediendo durante las audiencias, tanto dentro como fuera de los tribunales, puede seguirse a través de la página https://juicioalametropolitana.com. Allí pueden encontrarse también las palabras de Malena, de Antena Negra TV – RNMA, quien como ex integrante de la experiencia de la Sala Alberdi, recordó que la toma comenzó en 2010 por acuerdo de los estudiantes de los talleres de teatro que se daban en esa Sala del Centro Cultural General San Martín al enterarse de su cierre, tras un proceso de vaciamiento: “decidieron tomarla los estudiantes, padres y amigos. A partir de ahí, la toma empezó a crecer y a transformarse no sólo en esa medida, sino también en una autogestión de un espacio cultural con un montón de actividades, talleres, ciclos de formación de diferentes disciplinas artísticas así como diversos ciclos de muestra de teatro, de cine, de danza, de música. Mucha gente pasó por ahí para aprender y desarrollar su arte”.

En el mismo sentido, se refirió Verdú durante la charla con ELM: “La Sala Alberdi no solamente era un lugar donde se formaban artistas populares, sino que además era el lugar al que podía acceder el que no podía pagar una entrada de teatro para ver cosas de calidad y pasar un buen rato, porque se trabajaba a la gorra o en forma gratuita”.

Respecto a cómo se fue dando la persecución contra esta experiencia, Malena relató: “en diciembre de 2012 no nos dejan entrar más al Centro Cultural, donde la Sala está en el sexto piso, con la excusa de las vacaciones, aunque siempre había mantenimiento y demás por ser un edificio público. Empezamos a reclamar que nos dejen entrar porque esto era una toma, por lo cual había gente todos los días las 24 horas. A raíz de que no nos dejan entrar, hacemos un acampe abajo, un poco replicando lo que estaba sucediendo arriba, también con talleres de formación, espectáculos a la gorra siempre, buscando que la lucha se difunda un poco más. Después de tres meses de acampe, agotadas unas serie de instancias de diálogo con el gobierno y las autoridades, nosotras estando en el acampe y habiendo levantado gran parte de la estructura que teníamos como muestra de diálogo, la policía, mandada por la fiscal Barcia, decide empezar a reprimir”.

Lo que vendrá

Unos días antes del inicio del juicio, en comunicación directa con la RNMA, Esteban Ruffa, se había referido a sus expectativas respecto a este proceso: "Llega el esperado juicio. Pasaron cuatro años, en el medio hubo una postergación, tuvimos que esperar otro año. El Juzgado nos jugó feo en ese sentido. Estamos fortalecidos porque estamos más organizados, más preparados y focalizados en que esto avance. De acá tiene que salir una sentencia bien clara, ejemplificadora, que dé por sentado las bases de que la comunicación comunitaria, alternativa y popular cumple una función que no puede ser cercenada ni atacada, que debe ser valorada y que el Estado debe garantizar las condiciones mínimas y las garantías necesarias para que podamos desarrollar nuestra tarea. (…). Este ataque no fue inocente, fue bien planificado y estructurado desde los altos mandos de las fuerzas policiales y con una clara decisión política hacia nuestra labor y nuestro trabajo cotidiano que acompaña la lucha de distintas organizaciones. En ese momento el poder político y las fuerzas entendieron que había que despejar no sólo la manifestación o a los que desarrollaban actividades para visibilizarse sino también tratar de que los registros sean los mínimos posibles, que no hubiera nadie que pudiera sembrar a través de su lente alguna prueba que incriminara frente al accionar violento de la policía. Estoy nervioso. (…). Yo no soy de exponerme, yo expongo. Esto del juicio me pone del otro lado, en evidencia, pero es lo que hay que hacer, es lo que tenemos que impulsar para poder seguir acompañando las luchas para dar lugar a esta construcción que es la comunicación que realizamos desde nuestros medios".

La próxima audiencia se realizará este viernes 12 de mayo, desde las 10, en donde los jueces Gustavo Rofrano, Gabriel Vega y Gustavo Valle, que integran el Tribunal Oral en lo Criminal N°7, continuarán escuchando los testimonios de la querella, además de los presentados por la defensa de los imputados y los peritos de parte. Se espera la declaración de un total de 17 testigos. La siguiente instancia será el lunes 15 de mayo.

Cabe recordar que la acusación contra los “metropolitanos” es por triple homicidio en grado de tentativa calificado por la condición de fuerza de seguridad; es un delito que tiene como pena en expectativa hasta 25 años de prisión.

Más información: https://juicioalametropolitana.com

 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!