Red Eco Alternativo ***

Impactos de las Ciudades Modelo se evidencian en comunidades garífunas

El desalojo a un sector de la comunidad garífuna de Puerto Castilla el pasado 10 de septiembre para la instalación de una Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE) o mejor conocidas como ciudades modelo, denunció la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH) el viernes 18 de septiembre de 2015.

(Alainet)  Honduras -  Por medio de su sitio web, OFRANEH señaló que esta acción fue promovida por el señor Dennis Weizemblut Oliva, quien dice ser propietario de un terreno, cuya extensión aproximada es de cinco manzanas dentro del casco urbano de la comunidad.
Este mismo señor ordenó un violento desalojo a una manifestación pacífica comunitaria en mayo de 2014 en Puerto Castilla, en donde participaron elementos policiales y militares y atacaron a los manifestantes con uso excesivo de gas lacrimógeno.
La promoción de esta comunidad como “Ciudad modelo” forma parte de otros 13 puntos que han sido identificados para fines de “paraje turístico”, con lo cual se ha generado un clima de zozobra entre sus habitantes, específicamente de Puerto Castilla, y ha generado despojos en la Bahía de Trujillo impulsando un apetito voraz por parte de inversionistas para apoderarse de terrenos.
Históricamente este territorio fue concedido a la comunidad garífuna de Cristales y Rio Negro bajo el gobierno del general Luis Bográn, el 18 de mayo de 1889, con el nombre de “La Puntilla” y tiene una extensión de tres millas de ancho por doce de largo.
Para fines de la década del 70, específicamente en noviembre de 1977, esta comunidad fue despojada de su territorio y transferido a la Empresa Nacional Portuaria (ENP). La OFRANEH aseguró en su publicación que según habitantes de esta comunidad el general Gustavo Álvarez Martínez, quien estaba asignado en la zona atlántica el país hostigó “pistola en mano” a los habitantes para que cedieran al desalojo.
Es por ello que los habitantes de Puerto Castilla atraviesan carencia de tierra, como consecuencia del despojo cometido por el Estado de Honduras a favor de la Empresa Nacional Portuaria (EPN) hace más de 40 años.
El proyecto de las Zonas Económicas de Desarrollo (ZEDE) fue creado desde el Congreso Nacional en el año 2013 en primera instancia como Redes Especiales de Desarrollo (RED) mismas que han sido cuestionadas por diferentes organizaciones sociales por ser atentatorias a la soberanía territorial de nuestro país.
Junto a las ZEDES nació la Comisión de Alianza Público-Privada (COALIANZA), la cual se encarga de la ejecución y administración de las mismas.
Según información proveniente del resumen ejecutivo de las ZEDE en la zona de Trujillo-Santa Fe, al menos tres mil habitantes de Castilla serán reubicados en San Martín y Santa Fe, aunque algunos funcionarios les han manifestado a los pobladores que será en el paraje conocido como Plan Grande.

Las ZEDES: un fantasma que promete inversión a costa de la soberanía de sus territorios
El dirigente popular Luis Méndez definió este proyecto como una arremetida frontal contra la vida de los pueblos y sus comunidades en los aspectos económico y territorial, lo cual lleva también al despojo cultural en favor de los intereses de grandes corporaciones, impulsado por los últimos gobiernos nacionalistas.
“El desalojo de hace un par de días, esta amenaza y represión contra el pueblo garífuna, está vinculado a ese proyecto de hacer de esta zona costera un área para el funcionamiento de empresas mercantiles, hoteleras, mineras extractivas, atropellando la vida, la cultura del pueblo garífuna”, mencionó.
Para Méndez, Las ZEDES son definidas como “un fantasma que se vuelve realidad cuando son miles y miles de hectáreas de monocultivo de la palma africana en la zona Norte”.
Pormenorizó que se argumenta que generan tranquilidad para el pueblo pero lo que crean es muerte y hambre en la zona Norte y también en la zona Sur, además que a los habitantes de las comunidades les quitan la posibilidad de trabajar la tierra, hay un impacto en la vida de las personas.
“Es una arremetida frontal contra la vida de los pueblos y comunidades. En Trujillo se encuentra toda la instalación del proyecto hidroeléctrico y minero, son concesiones que se le han dado a estas corporaciones canadienses. No solamente eso, también han instalado zonas residenciales ya en la zona de Santa Fe”, dijo el líder social.
Agregó que la introducción de este proyecto en el país fue en los años 90, con la implementación del modelo neoliberal, en el gobierno nacionalista de Rafael Leonardo Callejas, como una panacea con lo relativo a los Tratados de Libre comercio, TLC, “pero lo que hoy tenemos son hombres y mujeres explotados en la maquila. Nos encontramos más de lo mismo: pueblos expropiados, amenazados y perseguidos”.

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!