EEUU: Malas compañías

El enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, viaja a la ciudad colombiana y fronteriza de Cúcuta para apoyar la entrega de ayuda humanitaria a los venezolanos, sostuvo el Departamento de Estado en un comunicado.

 

WASHINGTON

Por Jim Watson

“El representante especial para Venezuela, Elliott Abrams, viajará a la Base Aérea Homestead de la Reserva, en Florida, y a Cúcuta, Colombia, el 21 y 22 de febrero para respaldar la entrega de ayuda humanitaria a parte de la población más vulnerable de Venezuela en respuesta al pedido del presidente interino (Juan) Guaidó”, dice el comunicado despachado el 21 de febrero.

Abrams encabezará la delegación estadounidense que acompaña un cargamento de medicamentos y alimentos esenciales transportados en aviones militares desde Florida hasta Colombia, según el texto.

El alto cargo de EEUU se reunirá en Cúcuta con el presidente de Colombia, Iván Duque, y con autoridades de países de América del Sur y Central.

La oposición venezolana anunció que el 23 de febrero ingresarán por la frontera los cargamentos con alimentos y medicamentos donados por EEUU y otros países, los cuales fueron tildados por el presidente Nicolás Maduro como “migajas” y “un show para justificar una intervención en el país”.

La vicepresidenta Delcy Rodríguez, a su vez, enfatizó que en Venezuela “no hay crisis humanitaria” y recordó que en el marco del derecho internacional se procede a una ayuda humanitaria solo en caso de catástrofes naturales y conflictos armados.

El Gobierno venezolano ha advertido que cualquier vehículo que ingrese a su territorio sin autorización será considerado como blanco militar.

El diputado opositor Juan Guaidó, de 35 años y partidario del encarcelado líder Leopoldo López, fue elegido el 5 de enero como titular de la Asamblea Nacional de Venezuela (parlamento unicameral en desacato desde 2016), pero el Tribunal Supremo de Justicia anuló su designación al frente del Legislativo.

El 23 de enero, Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela y expuso un plan de tres puntos: la salida de Nicolás Maduro de la presidencia, la instalación de un Gobierno interino y la celebración de elecciones.

De inmediato fue reconocido por EEUU, al que siguieron unos 50 países, la mayoría de América Latina y de Europa.

Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, ratificaron su apoyo a la administración de Maduro.

México y Uruguay se negaron a reconocer a Guaidó, se declararon neutrales y propusieron un diálogo entre las partes para superar la crisis.

El presidente Maduro califica a Guaidó como un títere de Washington y asegura que forma parte de una intervención extranjera para desalojarlo del poder.

 

(Sputnik)

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd