Red Eco Alternativo ***

Represión norteña

El jockey club busca adueñarse de tierras que pertenecen históricamente a la Comunidad Indígena Lules, el gobernador Urtubey aprobó el pedido, la comunidad resistió y la policía, como siempre, reprimió.

(Cecilia Litvin – Red Eco) Salta - Ayer a la mañana, efectivos de la Policía local, Brigada e Infantería, cortaron el alambrado perimetral que separa las tierras de los Lules del Jockey Club para dejar ingresar tractores y material de construcción. Ante la reacción y resistencia de la comunidad, apareció la represión. Decenas de personas resultaron heridas, en su mayoría mujeres y niños, con golpes de fierros, puños y patadas. Dos comuneras fueron detenidas: Estela Guzmán que está embarazada, y Pastora Vilte.
Según denunció la Comunidad, también recibieron amenazas de muerte por parte de un oficial de la subcomisaría local, de la infantería y del personal del Jockey Club: “Ojalá los caguen matando a todos esos negros de mierda”, fue una de las frases que escucharon.
Todo comenzó cuando el Jockey Club de Salta quiso disponer de parte de las tierras que habita ancestralmente la comunidad en la Finca Las Costas, en el Municipio de San Lorenzo de la Provincia de Salta. En total son 250 familias que ocupan alrededor de 12.000 hectáreas. El objetivo del Jockey Club es construir tres canchas de rugby.
Ante esta situación, en diciembre pasado y nuevamente durante los primeros días de enero, la Comunidad le envió una nota a la comisión directiva del Jockey Club en el que le reiteraban que contaban con la personería jurídica otorgada por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (por Resolución  N°0539/2006) para vivir en esas tierras: “Impugnamos formalmente cualquier convenio, contrato o documento que ese Club o entidad haya realizado o pretenda realizar con algún miembro particular de nuestra Comunidad Indígena por carecer de legitimidad violando el Convenio 169 de la OIT  reconocido por la legislación argentina”, señalaron en la carta. Pero ante la insistencia del Club intercedió el mandatario provincial, Juan Manuel Urtubey, quien le cedió cinco hectáreas pertenecientes a la comunidad, sin obviamente consultarlo, discutirlo, hablarlo con los Lules.
Es por esto que a comienzos de esta semana, representantes del club, custodiados por efectivos policiales, comenzaron a ingresar material de construcción a la tierra de la comunidad. Siguieron avanzando hasta que encontraron la resistencia de los originarios, a la que reaccionaron reprimiendo.
Pero esta no es la primera vez que los Lules deben enfrentarse a la impunidad con la que se maneja el poder. Hace unos años, el entonces gobernador Juan Carlos Romero decretó a la Finca Las Costas como reserva natural e hídrica, por lo que intentó desalojar a los comuneros originarios que no aceptaron la imposición de la firma de un contrato de arriendo. A partir de allí, la gestión de Romero les quitó el agua, los persiguió constantemente, hasta que vendió y entregó en forma fraudulenta a “sus amigos” parte de las tierras que los Lules reclamaban como propias.
Hoy la lucha continúa, la empresa mantiene las máquinas y el material para construir en las tierras de la comunidad, y los Lules defienden firmemente lo que les pertenece. La situación es de tensión y es probable que haya nuevos enfrentamientos, por lo que desde la comunidad piden solidaridad y apoyo a las organizaciones sociales y a la sociedad en general.
Fuentes: Infosur / Está en Nosotros
 

Logo agenda

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!