Se prorroga el DNU 766/20 pero la emergencia habitacional sigue

Así lo afirman desde la campaña #ProhibidoDesalojar en relación a la decisión del gobierno nacional de prorrogar hasta el 31 de marzo del decreto que congela los alquileres formales, prohíbe determinados desalojos y prorroga los contratos de alquiler, que vencía el 31 de este mes. Desde la Campaña criticaron que la extensión sea solo por dos meses y que no se haya ampliado en términos de protección a inquilines precariades.

Reproducimos comunicado:
Desde la campaña #ProhibidoDesalojar realizamos el jueves 21/1 una importante movilización con una serie de reclamos y propuestas que tomaban como punto de partida la ampliación del DNU 766/20 y su extensión hasta el 31/12/21. Este decreto, hasta el 31/1/21 congela los alquileres formales, prohíbe determinados desalojos y prorroga los contratos de alquiler. Sin embargo, a pesar de nuestras demandas el viernes 22/1 se anunció la extensión del mismo solamente hasta el 31 de marzo y no se dijo nada de ampliarse en términos de protección a inquilines precariades.

Consideramos que, en el marco de la emergencia habitacional que transitamos en todo el territorio nacional, la extensión por menos de 60 días así como continuar con el desamparo del sector de inquilines sin contrato, hacen que el DNU sea insuficiente. Éste, como ya lo denunciamos desde la Campaña, fue de un cumplimiento parcial para muchxs de nosotrxs que vivimos en hoteles, pensiones, villas y casas colectivas. Sin posibilidad de acceder al circuito formal de alquileres, muchxs inquilinxs vemos cómo la normativa nos pasa por el costado. De no ser por la intervención de organizaciones sociales, la cobertura del DNU en nuestra situación hubiese sido directamente nula.

La emergencia habitacional se expresa en la falta de acceso a la tierra y vivienda digna por una gran proporción de la población, en el aumento de la gente que vive en villas, asentamientos, hoteles familiares, pensiones e inquilinatos, y su consecuente hacinamiento y falta de servicios básicos. También se evidencia en la insostenibilidad de los créditos UVA (cuyas cuotas serán descongeladas según anunció Jorge Ferraresi el pasado viernes) y la falta total de acceso al crédito. A pesar de la gran necesidad de tierra y vivienda, abundan las casas vacías y espacios ociosos en los grandes centros urbanos y sus periferias, al ritmo que crece la cantidad de personas en situación de calle.

En un contexto de crisis mundial, sumada a la crisis propia de Argentina por años de ajuste y endeudamiento externo, los alquileres representan más del 50% del salario y las deudas por créditos hipotecarios UVA representan cada vez un porcentaje mayor de los ingresos mensuales (dado que ajustan a niveles superiores de lo que lo hacen los salarios).

No se puede dejar librado a la lógica del negocio inmobiliario lo que es un derecho, como lo son la tierra y la vivienda dignas. Si así fuera, sólo se haría ciudad para aquellos sectores de altos ingresos que puedan adquirir propiedades a valores dolarizados. No existe una salida de esta situación sin un plan de largo plazo, que garantice el acceso a la vivienda y al derecho a vivir en la ciudad de los sectores populares. Todo esto, claramente, acompañado de lucha y organización desde abajo.

El día de ayer, lunes 25/1, presentamos un petitorio al Jefe de Asesores del Ministro Ferraresi, Gabriel Barotanyi, en el Ministerio de Desarrollo Territorial y Habitat de Nación. Allí listamos todas nuestras demandas frente a la emergencia habitacional, la cual exigimos que se declare de manera inmediata, ya que no podemos seguir prorrogando infinitamente una medida parche como el DNU. Les dejamos el enlace de nuestras demandas, y llamamos a tode aquel persona, familia y organización que quiera sumar a nuestra justa causa: AQUI

Contactxs de prensa: Gigi (Consejerías de Vivienda): 11-4939-4334 / Jenny (MTL Rebelde) 11-3930-3977 / Soledad (Inquilinos en Lucha) 11-3807-9814.

Our website is protected by DMC Firewall!